Tal y como ha informado el medio español Siemens estaría interesado en la creación de un gigante del sector e imponerse a la danesa Vestas.
 
Notición con el que nos hemos despertado dentro del sector eólico. Según ha informado El Confidencial, la alemana Siemens habría otorgado ya a Deutsche Bank el mandato para estudiar la adquisición de Gamesa. La idea de la compañía energética germana sería de la de creación de un gigante en la industria de la energía en el marco de las renovables, para imponerse a Vestas.

Según el medio digital “fuentes conocedoras del interés de la alemana admiten que la empresa presidida y dirigida por Josef Kaeser, ya con el asesoramiento de Deutsche Bank, ha entablado conversaciones con Iberdrola, cuyo papel resulta determinante por ser el mayor accionista de Gamesa, con un 19,7% del capital”. Asimismo, en estas negociaciones se habrían explorado las distintas vías sobre las que la operación podría llegar a buen puerto. Entre ellas, se encontraría la posibilidad de lanzar una OPA (Oferta Pública de Adquisición) sobre los títulos de Gamesa.
 
En este sentido, Siemens habría puesto su foco en la empresa española fabricante de aerogeneradores para situarse como la líder del sector eólico mundial por delante de Vestas, que hasta ahora es la que domina el entorno junto con la estadounidense General Electric Wind Energy. La firma que preside Ignacio Martín San Vicente sumaría junto con la alemana la cuota de mercado necesaria para condecorarse como la compañía más destacada de la industria. 



Una vez han casado las órdenes de compra y de venta, las acciones de Gamesa se han disparado un 14% en el parqué español hasta llegar a los niveles de los 16,4 euros. El valor es uno de los títulos que se encuentra en la cartera de acciones del Ibex 35 de Estrategias de Inversión. Estrategia sobre Gamesa​

Gamesa gráfico


Siemens se habría centrado en Gamesa justo después de que la empresa española habría presentado sus perspectivas para el periodo entre 2015 y 2017. Así, anunció que en 2017 pretendía llegar a unos ingresos anuales de entre 3.500 y 3.800 megavatios eléctricos, lo cual es casi el doble que los 1.953 MW que logró en 2013 y un 45% más que los que reflejó en 2014. Por su parte, estima llegar a un Ebitda de 360 millones de dólares, el 100% más que hace dos ejercicios.