Damián Querol, director de Análisis del Banco Gallego, analiza la situación por la que atraviesa el mercado español tras la rebaja de ráting de dos escalones de la deuda soberana por parte de la agencia Moody´s.

En declaraciones a Radio Intereconomía, Damián Querol se muestra muy escéptico respecto a una solución a corto para la crisis de la eurozona. ‘No podemos esperar una gran ampliación del fondo de rescate ni vamos a conseguir una resolución cerrada de la deuda periférica. No se puede ir en corto, no se puede presionar a los bonos españoles vendiéndolos en corto. Lo que no se permitirá es que sin tener los bonos previamente se pueda presionar a estos bonos. Los especuladores, que son los que crean mercado, es cierto que cuando se produce un riesgo sistémico que frenara la confianza y a fin de cuentas la economía, hay que pararlos para recuperar la confianza en los próximos meses.’

Querol se centra en los eurobonos, tan odiados por Alemania, como solución viable para que Europa salga de la crisis en la que se encuentra inmersa. ‘Lo más relevante para frenar el problema europeo sería aprobar la creación de los eurobonos, algo que no vemos hasta como mínimo junio del año que viene porque Alemania no lo permitirá. Lo que sí se debe hacer es frenar el riesgo sistémico. Deben llegar a un acuerdo para ampliar el fondo de rescate y apalancarlo vía BCE o avalar la deuda periférica –sin penalizar el ráting de los países que más contribuyen-.’

La cuestión es que hoy España se ha levantado con una rebaja de su calificación por parte de la agencia Moody´s que viene a sumarse a lo que ya hicieran sus dos homólogas estadounidenses algunas semanas atrás. ‘Hoy estamos con el bono español a diez años del 5,40. La italiana, por ejemplo, está ya al 6%, lo importante en España es que no sobrepasemos del 5,5 porque ahí tendríamos grandes problemas’, alerta el analista. ‘Si se rompiera este nivel podría tener un efecto subida bastante importante. Este fin de semana deberían adoptar alguna medida para frenar ese repunte de las deudas periféricas.’

Con todo esto, Querol recomienda ser ‘cauto’ respecto al par euro/dólar puesto que no cree que ‘se vayan a solucionar los problemas de forma inmediata con lo que, ‘en el medio plazo, en niveles de 1,40-1,41 podría frenarse.’