Parece que el dinero de las manos fuertes, la de los inversores institucionales, tiene ganas de moverse, según indica la dirección de los flujos de fondos en las últimas semanas. Pero, ¿a dónde han ido exactamente en las últimas semanas?
 
La mayor parte de los inversores institucionales está en estos momentos totalmente entregada a una tarea; optimizar las carteras de cara a fin de año. Es momento para compensar pérdidas con ganancias para optimizar la carga fiscal, equilibrar el mix de activos…. Por eso es tan importante saber qué están haciendo los actores que pueden cambiar el rumbo de los mercados.

Solo en los últimos tres meses han salido de los fondos mundiales de renta variable más de 50.000 millones de dólares, según apuntaban los expertos de BofA Merrill Lynch hace unos días.

Ni tan siquiera la renta fija ofrece seguridad. En la entidad explican que los fondos que invierten en bonos han sufrido las mayores salidas en 16 semanas, con la huida de 1.100 millones de dólares en este tiempo.

Posicionamiento


Pero algo podría estar cambiando, según indican las cifras. Por el momento está claro que después de las fuertes caídas de finales del verano y las posteriores subidas de la bolsa, parece que han cambiado el ánimo de los inversores. Para los expertos de Barclays, “en agosto y septiembre vimos mucha aversión al riesgo y avisamos de que había posibilidades de que una potencial vuelta de los mercados sería uno de los catalizadores principales en las bolsas”´, dicen en la entidad.

Y es justo lo que ha ocurrido en los últimos meses. Es más, podría continuar así por un tiempo, eso sí, todo va a depender de los fundamentales de la economía y del mercado, según explican en Barclays: “Esperamos que los fundamentales tengan mucha más importancia que el posicionamiento ya que nuestros indicadores muestran que la exposición al riesgo de los fondos ha aumentado notablemente en el inicio del cuarto trimestre y ya estamos muy cerca de posiciones neutrales. Con todo, pensamos que aún queda combustible si los fundamentales y la dirección de los flujos de fondos continúan apoyando a los inversores”.

Pero, ¿qué es exactamente lo que nos muestran los flujos de fondos en estos momentos?

En concreto ha aumentado la exposición al riesgo, fundamentalmente en renta variable. Por zonas, los fondos europeos “están todavía infraponderados y los japoneses ahora muestran cierta sobreponderación”, apuntan en la entidad.

En cuanto al dinero que ha ido a los países emergentes, está ahora muy cerca de niveles medios, afirman en la entidad después de las fuertes salidas en el ejercicio.

Por sectores, en Agosto se redujo la exposición a sectores cíclicos, aunque sigue por encima de sus niveles medios. También se ha incrementado el posicionamiento en energía y materiales, ya que las dos industrias, que habían sido dos de las más perjudicadas en el año, lo han hecho mejor desde el verano.

cíclicas


En Barclays esperan que una vez que parece ser que las redenciones de los partícipes se han calmado en los últimos meses quizá haya llegado el momento de poner a trabajar al efectivo que mantienen los gestores a buen recaudo. ¿Qué es lo que van a hacer los gestores ahora?

La extensión de las políticas acomodaticias de los distintos bancos centrales del mundo (FED, BCE y Japón) va a provocar que a los gestores no les quede más remedio que ponerse las bombonas de oxígeno y lanzarse a bucear en busca de la rentabilidad escondida.

Probablemente ese haya sido el motivo por el que en las últimas semanas hayamos visto un gran repunte en el apetito por el high yield. Concretamente la semana pasada se produjo la mayor entrada en fondos de bonos de alto riesgo en el año.

QUIZÁ LE INTERESE LEER: Los flujos de fondos muestran esperanza entre los inversores.