Alzas moderadas en la apertura de Wall Street tras la recogida de beneficios de la jornada anterior. “Una recogida de beneficios –comenta Gerardo Ortega, analista financiero y economista- que sólo se dio en el Dow Jones de Industriales porque –dice- la fortaleza se está viendo en los dos Nasdaq, índices que, por cierto no han acompañado en la caída al Dow Jones de Industriales”.
Según explica este experto financiero, “hablamos de los mínimos de noviembre que toda la renta variable internacional han roto, salvo los dos Nasdaq”. A partir de aquí, comenta Gerardo Ortega se abre un doble escenario: “dada la divergencia formada en el Nasdaq se abre la posibilidad ahora, después de muchos meses de caída, de plantearnos que sí hubiera suelo, porque ahora se dan las condiciones y no tendremos una recaída hacia nuevos mínimos y sería –asegura el experto- la oportunidad de entrar en el mercado”. Pero hay otro escenario: “como ambos Nasdaq no consigan romper los huecos que dejaron a la baja en la sesión del 17 de febrero, estaríamos ante una caída importante”. Según explica este experto financiero, “estamos en un momento clave y todo pasa –dice- porque se cierren estos huecos. Como no se cierren y batamos mínimos, no hay que esperar una caída para volver a subir, hay que esperar al crash del mercado”. 

La aseguradora AIG acapara una jornada más las miradas de los inversores y comienza la sesión con un desplome del 24%. Para Gerardo Ortega, “lo que nos deja todo lo ocurrido en este último año y medio es el fracaso de todo el sistema”. Es decir, “no podemos hablar de una compañía en concreto”, sino que “aquí ha fracasado todo”. Por lo tanto, “cuando hablamos de una compañía como AIG que ha tenido que ser rescatada en un par de ocasiones y que además está repartiendo a sus altos ejecutivos bonos desmesurados, por mucho que ahora Obama quiera poner una tasas especiales, esto es irrelevante”, teniendo en cuenta que “todo esto son los residuos y los últimos coletazos de todo lo que está ocurriendo en el sistema”. Por lo tanto señala que “pasa a ser anecdótico”, y cree que “se necesita una reflexión muy profunda, pero lo que no sé es si se va a ver”.