España experimentó en 2008 el mayor incremento en la cifra de insolvencias empresariales a nivel mundial al registrar un total de 2.528 procesos, lo que representó un incremento del 187%, según un estudio elaborado por la compañía de seguros de crédito Euler Hermes.
Asimismo, el informe pronostica que las insolvencias de empresas españolas aumentarán un 58% este año, un repunte que sólo será más acusado en Países Bajos (+75%), Hong Kong (+71%) y Noruega (+66%).

A nivel mundial, las insolvencias empresariales registraron un aumento del 27% en 2008 debido a la desaceleración de la actividad mundial en el primer semestre, lastrada por la explosión de precios de las materias primas, para después sufrir una fuerte caída en la segunda mitad del año, lo que se tradujo en una degradación rápida de la situación financiera de las empresas, un incremento de sus dificultades de pago y, al final, un enorme aumento de las insolvencias, en particular durante el cuarto trimestre.

Si bien el escenario era muy similar en los principales países, con la notable excepción de Alemania, la situación tomó un "cariz excepcional" en países como España (+187%), Portugal (+67%), Irlanda (+113%), Reino Unido (+31%), Italia (+45%, Dinamarca (+67%) y Estados Unidos (+45%).

RÉCORD MUNDIAL DE INSOLVENCIAS EN 2009.

De cara al presente ejercicio, Euler Hermes pronostica que las insolvencias empresariales a nivel mundial registrarán un incremento récord del 35% ante el "largo y doloroso proceso de ajuste" motivado por la recesión económica global, que se extenderá progresivamente a la mayoría de los sectores de actividad.

En este sentido, el informe señala que la contracción sufrida por los países desarrollados corre el riesgo de alargar y acentuar el repunte de las insolvencias.

"En el actual contexto de recesión económica, tenemos que hacer frente a un número considerable e histórico de insolvencias empresariales en todo el mundo, al menos hasta finales de 2009", apunta Karine Berger, directora de estudios de Euler Hermes.

"Es poco probable que el nivel de insolvencias empresariales vuelva a bajar en 2010: dejará, sin duda, de aumentar, pero el ligero aire de recuperación que se anticipa no permitirá salvar a muchos más negocios que en 2009", augura.