Es importante ahora ir filtrando por tipo de activos en la bolsa. Es histórica correlación no está. La diferencia entre España y el DAX incluso se está agrandando porque la situación en cada economía es muy distinta.
 
Aquí con las elecciones pesa. Hasta cierto punto es habitual que después de una subida de tipos haya primero una reacción y después otra que es bien distinta. En principio eso  no es bueno para los mercados. En Europa a priori es algo bueno porque supone una debilidad del euro que debilita las exportaciones.

Todo lo que sea una ampliación para tener fondos que le permita a una empresa no solo reducir deuda sino reforzar su negocio es bueno. En el caso de FCC es positivo. Tampoco estamos acostumbrados a que una ampliación de capital se vea una subida tan fuerte.

En la medida que la subida de tipos afecte a países emergentes puede seguir esa incertidumbre los próximos meses del año que viene a las empresas con exposición a esas regiones. Las compañías podrían seguir teniendo ese lastre. Probablemente el mercado ya lo tenga descontado. Mientras no haya sorpresa en ese aumento de subida de tipos no debería penalizar tanto. Lo que se trata es de tener un calendario claro en cuanto a fechas y estimaciones. Puede ser este año un año de volatilidad pero que suponga una recuperación de estos valores que han estado más castigados. Compañías como Santander o Mapfre debería ir viendo reflejado su valor poco a poco.

Realmente en Alemania la exposición en exterior es mayor que en España. Es cierto que hay compañías automovilísticas que a priori no son beneficiados por la subida de tipos. En España es cierto que la incertidumbre que hay es esa exposición a Latinoamérica como es el Banco Santander. Pero luego tenemos Telefónica que tiene una posición diferente. Luego tenemos el QE que influye positivamente a las empresas.

Las bolsas japonesas han reaccionado con caídas pero todo lo que sea estímulos suele aportar confianza. En el corto plazo suele interpretarse de forma buena.
Es complicado saber si el Ibex 35 terminará en positivo a final de año. Todo pasa en cómo interprete el mercado las elecciones del domingo. Estamos ante una figura que es el típico pull back. De todas maneras creo que puede haber razones porque puede haber un mini rally. 

Declaraciones a Radio Intereconomía