El tránsito por el bienio trágico del turismo global en España ha supuesto una recuperación lenta, que se saldó con un incremento de 36.039 millones de euros en 2021 respecto a las cifras del año I de la Gran Pandemia. En términos comparativos, pasó de representar el 5,5% al 7,4% del PIB español, medido por el INE. Los datos parten de Exceltur, la patronal que agrupa a distintos segmentos productivos del sector -desde agencias hasta hoteles, pasando por otros agentes e intermediadores-, desde cuya sala de máquinas se explica que, a lo largo del año 2021, el empleo mejoró en casi 20 puntos los registros reales de actividad turística, lo que supone un fiel reflejo de “la apuesta empresarial por la incorporación de personal para recuperar la normalidad y la relevancia del esquema de los ERTE para hacerlo posible”. La caída del PIB -del 42,8%- contrasta con el descenso medio del empleo turístico del 23,8% a lo largo del año.

A juicio de los expertos de Exceltur, la sexta ola generada por Ómicron ha supuesto que, a partir de mediados de noviembre, se produjera “un súbito parón” de diez puntos en las ventas de las empresas turísticas, lo que cortó de cuajo la recuperación que se gestó desde mayo y “complica enormemente” la cuenta de resultados del primer trimestre de 2022. En el que el PIB turístico pasará de registrar una contracción del 15,2% en octubre -respecto a los valores de 2019- a otro bache mayor, del 19,3% en noviembre, y del 24,1% en diciembre.

Desde la Alianza para la Excelencia Turística se incide especialmente en que, en 2021, el turismo doméstico demostró “una fuerte demanda latente”, pese a que las restricciones a la movilidad limitaron los flujos de entrada de extranjeros -apenas 31 millones llegaron a España- por lo que los ingresos procedentes de esta fuente de turismo retrocedieron en nada menos que un 59,7%, hasta los 29.000 millones de euros. Franceses y alemanes desbancaron a los británicos como los principales visitantes.  

En la escuela de turismo Cesae Business se recalca que el nuevo El Dorado de la industria hispana pasa no sólo por esperar a que amaine una coyuntura supeditada a la superación de la epidemia, sino que también resultan necesarios cambios -en línea con la institución multilateral turística, la OMT- y la insistencia en el desafío de confeccionar un modelo de turismo híbrido, en el que la ola verde que se ha instaurado tras la pandemia en los patrones de crecimiento europeo, se una al concepto tradicional. Medidas eco-friendly que beneficien al medio ambiente y atraigan más demanda de viajeros sostenibles. En este marco -señalan en su último informe- “el liderazgo del turismo internacional estará en permanente disputa, con competidores consolidados, pero con otros emergentes que habrá que tener muy en cuenta”. Dado que “el parón de actividad nos sitúa ante este escenario complejo y cambiante”. En el que, además -auguran sus expertos- se avecinan “numerosos movimientos corporativos” que crearán “oportunidades de inversión para fondos y analistas que ven con asombro la resiliencia de los grupos empresariales y su capacidad para seguir reportando beneficios”. Particularmente, el de las agencias de viajes, que “ya están viviendo una etapa de concentración”.

Las alianzas y fusiones que se surgieron en 2021 tomarán forma en 2022, periodo en el que “nos encontraremos ante operadores turísticos más fuertes y adaptados al nuevo entorno”, anticipan es esta escuela de negocios especializada en turismo. Año en el que los hoteles españoles van a recibir ya más huéspedes extranjeros que nacionales, algo que no ocurría desde el inicio de la pandemia del covid-19, alertan en Cesae Business, donde también hacen hincapié en el efecto balsámico de los fondos Next Generation.

En este sentido, en el servicio de estudios de esta escuela de negocios precisan que los grandes grupos resultantes de las fusiones y adquisiciones rubricadas en los meses recientes van a seguir, tras las autorizaciones regulatorias, la hoja de ruta cargada de sinergias y al dimensionamiento de sus marcas, además de al lanzamiento de una oferta cada vez más amplia y diversificada. En su opinión, se trata de integraciones que afectan a turoperadores, agencias de viajes, aerolíneas, hoteles y muchos otros proveedores de servicios turísticos. El resultado será el advenimiento de nuevas compañías, más digitales, innovadoras y sostenibles.

De igual modo que Exceltur, en Cesae detectan un ejercicio 2022 con mayor, aunque moderado, optimismo, debido, especialmente, a “la recuperación de muchos tipos de turismo con peso en clave nacional”. A la espera del despegue internacional, que dependerá de la retirada, por un lado, de las restricciones de movilidad, del avance global de la vacunación, por otro y, en tercer término, de la regeneración de la confianza en los viajes. Y del turismo de reuniones, incentivos, conferencias y eventos; es decir, el de negocios, que también “volverá a la vida en 2022”; eso sí, “con cambios y nuevas expectativas”. Hasta el punto de que las expectativas hablan de viajes a congresos con cifras pre-pandémicas.

En definitiva, los clientes serán, en lo sucesivo, “más exigentes y asertivos”. O, dicho de otro modo: un consumidor turístico “más conservador y cauteloso en todas las fases del viaje”, fruto de un entorno plagado de restricciones, requisitos y medidas sanitarias, pero que, en contraste, será más propenso al disfrute, a un “nuevo sentir” que se traduce en un renovado afán por viajar y que propiciará aquellas marcas que generen más confianza entre los clientes, “adquirirán una ventaja frente a competidores que únicamente estén centrados en el precio”.

Varios protagonistas hispanos del proceso de concentración ya tenían relevancia internacional, como el Grupo Barceló y Globalia, que han unido sus divisiones de viajes. O Viajes El Corte Inglés y Logitravel, cuya fusión ha dado lugar a otro gigante turístico. Igualmente, el Grupo Iberostar, a través de su filial de viajes, W2M, ha adquirido Azul Marino Viajes. Por su parte, Dit Gestión y Unida se han fusionado para crear la mayor asociación de agencias independientes de España. Las agencias de viajes on line u OTA, pese a que han aguantado bien la crisis, siguen necesitando adquirir volumen de ventas y músculo financiero, lo cual sugiere que también podrían agilizar sus movimientos de concentración. Una hipotética fusión entre los dos grandes grupos digitales del continente europeo, eDreams Odigeo y Lastminute, “crearía un gigante de la distribución turística”, anticipan en la escuela de negocios.

Entretanto, el sector hotelero presenciará y será testigo de fusiones y adquisiciones (M&A) entre cadenas como receta para reducir costes y crear sinergias de fidelización de clientes. “Serán los grupos medianos y pequeños quienes más se involucren en este tipo de integraciones, en última instancia orientadas a ganar fortaleza y posicionamiento en un clima de profunda reformulación del sector”. En cuanto a las grandes cadenas, “la tendencia es la concentración de marcas en destinos clave, pero falta por dilucidar si el papel cada vez más preponderante de los fondos de inversión supondrá un cambio de modelo en la gestión de estos activos hoteleros que las cadenas se han visto obligadas a vender ante la necesidad de liquidez.

En suma, “aunque el sector sigue estando muy atomizado, asistiremos probablemente a una organización más vertical y controlada de la demanda”, que será posible, entre otros factores, por el catálogo de productos y servicios que van a ofertar estas grandes compañías, que abarcará los segmentos y perfiles más estratégicos. Así como la tecnología turística de la que dispondrán y que desarrollarán a través de estrategias omnicanales; es decir, con plataformas de vanguardia en sistemas de reservas, gestión y optimización, diseño y contenidos web y marketing digital.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Este estado de efervescencia sectorial tuvo su constatación en Fitur, donde la feria madrileña del turismo logró duplicar la participación profesional en una edición en clave para el despegue definitivo de la actividad, con un total de 111.193 asistentes -81.193 profesionales de 127 países a lo largo de sus tres primeras jornadas profesionales y 30.000 en sus dos días de apertura al público-, a los que deben sumarse los participantes en la convocatoria digital de su plataforma LIVEConnect que contabilizó registros un 10% por encima de las previsiones.

Varias cotizadas del sector desglosan su diagnóstico, analizan las causas y ponen en perspectiva la consolidación de sus negocios en el ciclo post-Covid. Dentro de un contexto generalizado en el que se incide en “la reactivación del turismo” como elemento “clave para la recuperación de la economía” española, tal y como dijo el presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, en su intervención en el XI Foro de Liderazgo Turístico de Exceltur, que se celebró bajo un lema de indudable significado: Repensando el turismo post covid: nuevos desafíos y nuevas miradas. En opinión de Goirigolzarri señaló que las estimaciones de su entidad hablan de que, en el conjunto de 2022, el PIB turístico se situará por encima del 80% respecto al de 2019”. Si bien, anticipó que persistirán “elementos de incertidumbre”, recalcó que “la inercia de la recuperación sigue manteniéndose muy fuerte”.

El máximo dirigente de la entidad bancaria recordó que desde CaixaBank Research “prevemos que en 2022 el PIB español crezca un 5,5%, lo que nos dejaría a finales de año con cifras similares a las de la prepandemia”. Pero, para que estas cifras se cumplan -enfatizó- “la recuperación de los flujos turísticos va a ser absolutamente fundamental”. Goirigolzarri añadió que “a ese vigor, el turismo contribuirá en un 2,4%, lo que supondrá casi el 45% del dinamismo económico”. Aun así, dejó una reflexión generalizada. Resulta importante -aseguró- que “ampliemos la mirada y reflexionemos sobre la necesidad que tenemos de transformar nuestra economía y también el sector turístico cara al futuro”, porque todos los sectores, “incluido el bancario, nos enfrentamos a enormes retos estratégicos”, puntualizó.

Fuentes de Mazabi Multifamily Office inmobiliario, gestora patrimonial fundada en 2009 que administra una cartera valorada en unos 1.700 millones de 40 grupos familiares y 14 países, que se ha especializado en operaciones hoteleras, admiten que, el pasado año “podríamos llegar a denominarlo el de la recuperación, con un inicio, en el que nuestros operadores (inquilinos), nos daban unas previsiones de ocupación muy conservadoras, pero que, en el transcurso del año, y en los hoteles abiertos, se han superado con creces esas perspectivas”. En especial -explican- en la temporada de verano “en la que constatamos datos por encima de las expectativas, aunque sin registrar las ocupaciones de antes de la pandemia”. De modo que, “con este recorrido” y con la confianza en que 2022 logre estabilizar la crisis sanitaria, “esperamos retornar a los niveles de antes del Covid, los de 2019”. Porque, sin embargo, en el terreno inversor, “ha sido un buen año para el sector hotelero, con un volumen de transacciones más de 2.800 millones de euros en España y de 17.000 millones en Europa. En Mazabi -aseguran- “hemos cerrado el ejercicio con transacciones por valor de 56,2 millones de euros”.

Estas mismas fuentes precisan que, “con lo que hemos observado en el 2021, el apetito inversión por este sector está siendo muy activo”, por lo que “en nuestro pipeline, esperamos superar el número de operaciones que el año anterior”. De hecho, en el ejercicio que acaba de comenzar, “queremos ampliar fronteras, y estamos analizando oportunidades en Portugal y Grecia”.

Desde hace ya más de un año, Mazabi ha instaurado una doble estrategia de diversificación, por un lado, y de bajo endeudamiento, por otro, con la que “hemos realizado proyectos más de cash on cash, aprovechando los bajos tipos de interés históricos, que de valor añadido, que nos ha deparado garantías adicionales con las que poder enfrentarnos a esta crisis tan inesperada como virulenta”. Esta hoja de ruta ha estado y está especialmente centrada en la consolidación, en la diversificación y en el crecimiento de su Socimi Silicius, con objeto de obtener rentas estables e inversiones nuevas, tanto nacionales como internacionales, y algunas de ellas, incluso, han sido incorporadas a Silicius como pipeline”.

En la firma confían en la capacidad de transformación del sector, y añaden: “el turismo y los turistas evolucionan y crecen constantemente en el mundo, por lo que hay que ir adaptándose y hacer propuestas de valor”. Pero España “tiene muchas bondades que le harán recuperar el negocio perdido desde 2019 y seguir creciendo”. Entre otras, la conectividad, el clima, la cultura, su gastronomía o sus disciplinas deportivas, entre otras. Este cúmulo de atractivos generarán un “mayor interés en los operadores globales”.

Desde Mazabi se incide en que “el impulso de Europa con sus fondos Next Generation crean, sin duda, una gran oportunidad para España”. El reto es como se asignan y aplican una vez recibidos-explican. Pero “si las decisiones son técnicas y ágiles en su asignación y ejecución, el éxito para España será importantísimo”. Adicionalmente, porque estos recursos y el apoyo de la UE van a ser esenciales para atender la demanda de los clientes en sostenibilidad y responsabilidad social, lo que servirá de acicate para “aumentar y consolidar estas necesidades reales”, matizan.

Javier Illán, presidente y consejero delegado de Millenium Hospitality Real Estate, reconoce que 2021 “ha sido un año complicado para el turismo y que, a pesar del buen comportamiento del verano, la nueva ola de contagios de final del ejercicio pasado hace prever que el global del año no ha sido bueno, si bien creo que si se desprende una noticia muy positiva para el turismo y es que la población mundial está deseosa de viajar, de conocer nuevos lugares y vivir experiencias y aún sin estar superada la pandemia los datos demuestran que la recuperación ha sido mucho más rápida de lo previsto”.   

En cualquier caso -explica Illán- “nosotros no somos una compañía operadora, sino una empresa propietaria de activos inmobiliarios, por lo que nuestra estrategia de rentas fijas y variables nos permite estar menos expuestos a estas circunstancias de mercado y si bien nos afecta a en la parte de las rentas variables nuestros ingresos fijos son bastante predecibles y en ese sentido no hemos tenido grandes sorpresas y se han cumplido las expectativas”. Adicionalmente, precisa el CEO de Millenium, “la situación de nuestra cartera actual gracias a contar con varios hoteles en proceso de transformación, se ha visto afectada en menor medida a pesar del Covid y hemos podido continuar con nuestra estrategia de reposicionamiento, ya que las obras han seguido su curso y durante este año pasado hemos inaugurado el Hotel Plaza Magdalena de Sevilla, en unos pocos días lo hará el hotel Radisson de Bilbao y en este mismo año  llegaran los hoteles  JW de Madrid y Plaza San Francisco en Sevilla, lo que sin duda -enfatiza- contribuirá a mejorar nuestros fundamentales”.

Las expectativas para este ejercicio, según los expertos, parece que “son muy buenas y, más en concreto, para el sector hotelero de lujo, que cerró 2021 con un espaldarazo de los fondos de inversión extranjeros, que han protagonizado las principales operaciones del año”. De hecho, “nosotros contamos con la confianza y el respaldo de uno de los fondos de inversión de mayor prestigio del mundo, como es Castlelake”. 

Se afianza, por tanto, a juicio de Illa, “una tendencia que iniciamos hace años hacia los proyectos de alto valor añadido, con un significativo componente de obra nueva, reconversión de edificios y reformas integrales, que mejorarán el parque hotelero nacional y producirán un aumento de las tarifas e ingresos para este segmento del sector”. En este entorno positivo, desde Millenium “hemos continuado apostando por el sector y haciendo crecer nuestra cartera con la adquisición de emblemáticos edificios en las mejores localizaciones y aliándonos con los grandes actores internacionales del segmento lujo, como son Marriott, Radisson y más recientemente, Nobu, por lo que creo que 2022 será año muy positivo para Millenium, tanto en términos de aperturas como de crecimiento a través de la incorporación de nuevos hoteles”.

En su opinión, y ya desde hace años, “nuestro mensaje ha ido en la línea de reposicionar el mercado español de turismo como un destino de calidad en el mundo”, porque España “es un increíble país para el turismo sin parangón en el mundo y entre todos tenemos que ponerlo en valor y enfocándolo a la calidad y no al turismo de volumen”. El mercado hispano, de manera estructural, “no puede competir con los destinos más baratos y la vía de recuperar su posición líder en el turismo mundial debe ser gracias a subidas de tarifas y mejorar los servicios además de los establecimientos”. Porque “todos nuestros atractivos culturales, gastronómicos, en el terreno de la seguridad, las infraestructuras y la variedad de destinos en un país de muy fácil movilidad debe potenciarse como un polo de atracción del turismo de lujo, que es el que genera mayores ingresos sin masificar los destinos; el segmento en el que nosotros nos focalizamos”.

Este segmento premium -indica Illa- “se está recuperando mejor de la crisis y está aguantando no solo sin bajar tarifas, sino que estas están incrementando sensiblemente”. Todo ello -explica- “está contribuyendo a la entrada de nuevos operadores que buscan ubicaciones muy prime para sus nuevos establecimientos y es precisamente para dar respuesta a esta demanda por lo que nace Millenium, que ya desde hace años supo anticiparse a esta tendencia del mercado”. La respuesta la damos a través de una empresa inmobiliaria única en su sector que cuenta con una cartera compuesta por doce activos, todos ellos ubicados en zonas prime de las principales ciudades españolas, cuyo destino es el alquiler a operadores internacionales que operan en el segmento hotelero de lujo mediante un contrato basado en una renta variable ligada a los fundamentales del hotel con un mínimo garantizado. Esto nos permite acomodarnos -matiza Illa- a los distintos momentos del ciclo económico y en este caso la mejora esperada del turismo debería de contribuir de forma notable a nuestras cuentas y valoraciones de nuestros activos”.

Sobre los recursos Next Generation, el máximo dirigente de Millenium considera que suponen una oportunidad única para ese reposicionamiento que mencionábamos y en todos los sectores y, sin duda, especialmente en el turismo, que es la principal industria del país, si bien “creemos y esperamos que realmente se dediquen a ese fin y no a cubrir circunstanciales o puntuales necesidades de financiación de las compañías”.

Para lo cual, la colaboración entre administraciones públicas y empresas privadas debe ser más ágil que nunca, en pro de la mejora de la competitividad que necesita el tejido empresarial para reconvertir el sector en sostenible y saludable”. Este debería ser su finalidad, aunque, desde nuestra perspectiva, “muchos programas de estos fondos deberían replantearse por no recoger las realidades de empresas del mercado como la nuestra, que invierte responsablemente con las mayores calificaciones medioambientales en la construcción de los hoteles”. Pero que, sin embargo, al no ser operadores, tampoco somos acreedores de esas ayudas, “motivo por el cual no hemos podido solicitarlas habiendo invertido grandes cantidades para obtener calificaciones oro en nuestros edificios”.