Estamos lejos del nivel de equilibrio Yuang-dólar, que debería estar en los 7,10, pero poco a poco se va flexibilizando. En el más corto plazo lo que más mueve a la cotización del dólar-euro son las presiones que pueda recibir china y el anuncio de diversificación de reservas. Las operaciones políticas también alertan de una volatilidad en el mercado de divisas.
El Indicador adelantado del sentimiento empresarial de Japón ha sido positivo, pone de manifiesto que la economía japonesa está en recuperación en un contexto en el que se revisan las series y dificulta notablemente el análisis. Anticipa que la economía japonesa tiene que seguir avanzando a ritmos por encima del 2% impulsado por la demanda interna.