El precio medio de un piso de obra nueva en España alcanza actualmente los 223.661 euros y lo más habitual es que conste de unos 100 metros cuadrados, con dos cuartos de baño y dos o tres habitaciones, según un estudio realizado por el buscador inmobiliario Nuroa, en el que se constata además que el 18% de las viviendas nuevas poseen piscina y casi el mismo porcentaje dispone de garaje. El informe refleja que Barcelona capital es la ciudad más cara para comprar obra nueva, con un precio por metro cuadrado de 5.738 euros, seguida de Madrid, con 4.392 euros.
Precisamente, en la capital de España se encuentra el distrito más caro para la vivienda nueva, Salamanca, con un precio de 9.455 euros por metro cuadrado. Le sigue el distrito de la Eixample, en Barcelona, con 9.255 euros por metro.

Barcelona encabeza la lista de provincias menos económicas para hacerse con un piso de nueva construcción, con un precio por metro cuadrado de 3.124 euros por metro cuadrado. Madrid es la segunda provincia más cara, con 2.974 euros, seguidas de Málaga (2.696 euros por metro), Sevilla (2.492 euros), Valencia (2.206 euros) y Alicante (1.942 euros).

En Barcelona, el precio medio de un piso de obra nueva es de 303.100 euros, el valor más elevado dentro de las seis provincias que analiza este informe. Le siguen Sevilla (234.354 euros), Madrid (231.994 euros) y Málaga (226.474 euros). Por su parte, en Valencia (216.255 euros) y Alicante (202.043 euros) no se llega a superar la media nacional, situada en 223.661 euros.

El inmueble de obra nueva más caro de España que está en venta se halla en el distrito de Sarrià, en Barcelona. Cuesta 4,75 millones de euros y es una casa unifamiliar de 421 metros cuadrados, construída sobre una parcela de 574 metros, con tres habitaciones y dos baños.

Por el contrario, la vivienda de obra nueva más barata del mercado se vende por 97.000 euros en el barrio Los Ángeles de Alicante. Se trata de un piso de 46 metros cuadrados, con una habitación y un baño.

Pese a este dato, Alicante es la provincia donde los pisos nuevos son más grandes, con una media de 104 metros cuadrados, seguida de Valencia, con 98 metros. Las viviendas más pequeñas se construyen en Málaga y Madrid, con promedios de 84 y 78 metros, respectivamente.