Desde que se desatase la pandemia por Covid y con los problemas que actualmente presenta el mercado energético derivados del conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania, las energías renovables han cobrado gran importancia y son cada vez una realidad más visible en nuestro país.

Si bien es cierto, aún queda un largo camino por recorrer, pero muchas empresas del sector están aprovechando ese tirón y reivindican su lugar en la carrera por la transformación energética en España.

Desde EiDF Solar, empresa de ámbito nacional especializada en proyectos de energía solar fotovoltaica, Fernando Romero, consejero delegado de la compañía, asegura que lo importante, “ha pasado a ser urgente ante la actual situación del sector energético. Estamos ante un problema coyuntural que afecta a la propia concepción del mercado mayorista” asimismo, Romero afirma rotundamente que la solución no está solo a nivel nacional, sino que debe buscarse de manera global y a nivel europeo.

Por su parte, David Guengant, director de Relación con Inversores deSolaria, empresa dedicada al desarrollo y generación de energía solar fotovoltaica, declara: “esta situación sin precedentes ha puesto de manifiesto que debemos incrementar nuestra apuesta por las energías renovables para dejar de depender de fuentes de energía contaminantes” y no tiene dudas de que la energía ganadora de esta década será la solar fotovoltaica”. Asimismo, refirma la idea de buscar la solución al problema energético más allá de nuestras fronteras, “esta instalación masiva de renovables en Europa tendrá que estar acompañada por una mejora de las interconexiones energéticas entre los países de la Unión Europea para que la energía pueda circular libremente”.

Una idea que también apoyan desde Soltec, empresa internacional especializada en la fabricación de seguidores solares a un eje, “para afrontarlo necesitamos más que nunca colaboración entre los países de la Unión Europea mediante una estrategia común y un apoyo claro por parte de nuestro Gobierno a las empresas del sector”.

“Los operadores de mercado, las comercializadoras y productores viven en una incertidumbre permanente. El sector de las energías renovables sigue necesitando mayores facilidades de tramitación para que los plazos no se dilaten” - explica el consejero delegado de EiDF - “hay que apostar por la generación distribuida y, en esa apuesta, debe haber planificación y regulación por parte de la Administración”.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El conflicto geopolítico iniciado a principios de año entre Rusia y Ucrania ha dado un mayor impulso a las energías renovables y, con ello, al autoconsumo y a la energía fotovoltaica. Sin embargo, algunos expertos aseguran que aún es pronto para saber cómo va a evolucionar esta transformación energética una vez termine la guerra, “El cambio en el modelo energético no puede ser un proceso que venga condicionado por una guerra o por la falta de gas”, declara Fernando Romero, “Es un proceso de largo recorrido que va a durar 15-20 años. Y, en esa transición, tendremos que ir sustituyendo unas energías por otras, dejando aquellas que sean necesarias para que el sistema tenga la garantía de poder satisfacer la demanda. Las energías convencionales deberán seguir haciendo de back-up, como está ocurriendo en Alemania”

Desde Solaria, Guengant lo tiene claro, “este contexto geopolítico producirá una aceleración nunca vista del despliegue de renovables en la Unión Europea, que ya estudia aumentar el objetivo al 45% de renovables para 2030. Este nuevo objetivo será posible gracias a la implementación de una nueva regulación tanto a nivel europeo como nacional que facilitará un despliegue más rápido”.

“La realidad es que existe una clara apuesta por impulsar la energía solar fotovoltaica a nivel global. La estrategia solar de la UE presentada la semana pasada no tiene precedentes y es muy ambiciosa establece como objetivo duplicar la capacidad solar fotovoltaica para 2025 e instalar 600 GW para 2030”, declaran desde Soltec.

Dentro de este cambio de paradigma en que la sostenibilidad es el centro de todas las miradas y las energías renovables intentan desbancar a las energías fósiles, la energía fotovoltaica y el autoconsumo están teniendo una gran acogida entre los consumidores.

“Después de años de parálisis en el sector, el autoconsumo está viviendo un crecimiento exponencial tras los cambios normativos que han favorecido su implantación en España. A esto hay que sumar la coyuntura del precio de la luz y CO2, acentuados por la crisis de Ucrania, lo que ha conllevado un incremento importante de la demanda desde hace medio año”, asegura Fernando Romero, consejero delegado de EiDF.

Por otro lado, Soltec defiende las ventajas que tiene este tipo de energía, “podemos asegurar que actualmente la energía solar cuenta con un posicionamiento que supera a la competencia. Esto es una realidad porque la energía solar se ha convertido en la fuente de generación de menor coste”, a lo que añade que, “la fotovoltaica se está convirtiendo rápidamente en la fuente preferida y más fiable de generación de generación renovable en muchas zonas geográficas”.

Que las renovables han tomado un impulso muy grande en los dos o tres últimos años es algo que muestran claramente los mercados, sin embargo, no puede confirmarse aún que esta tendencia vaya a mantenerse una vez terminen todas las irregularidades con las que convivimos actualmente, por tanto, habrá que esperar a que se instaure de nuevo la normalidad y el funcionamiento en los mercados sea más estable y menos volátil.