Wall Street comienza la última jornada de la semana –mañana permanecerá cerrado por la festividad del Independace Day- con cierta volatilidad, en una jornada en la que se ha conocido la tasa de empleo de junio que se ha mantenido en el 5’5% “un dato que no es bueno pero que se temía que fuera mucho peor” confiesa Álvaro Winzer, gestor de banca privada de Fortis Banca. En su opinión el mercado estaría intentado realizar “un rebote técnico”. Un rebote que para este gestor estaría impidiendo el precio del crudo –que hoy ha superado de nuevo la barrera psicológica de los 145 dólares- y “hasta que no veamos el petróleo a 135 ó -al menos- por debajo de 140 dólares al mercado le va a costar mucho recuperar niveles”.
Álvaro Winzer, gestor de banca privada de Fortis Banca, recuerda que los altos precios del crudo “afectan a todo el mercado”. El analista prevé que una subida mantenida por encima de los 145 dólares provocaría “efectos de segundo nivel sobre la economía real con subida de precios”. Por lo tanto, “sería muy importante que el petróleo baje en las próximas semanas para que no tengamos un efecto negativo sobre los mercados de renta variable y, por el contrario, podamos subir algo”, añade. También hemos conocido durante la jornada de hoy el ISM no-manufacturero de junio en Estados Unidos – que ha caído hasta los 48’2 puntos-. Un dato que según Winzer “no es muy importante o trascendente para lo que esperaba el mercado”. “En este punto es mucho más indicativo el ISM manufacturero que conocimos la semana pasada y que fue positivo – por encima de los 50 puntos- aunque teníamos un rebote de nivel rudimentario bastante sustancial”, recuerda. General Motors Álvaro Winzer comenta sobre General Motors cómo “Merrill Lynch tenía una posición muy positiva sobre este valor, pero ayer se posicionaron como el resto del mercado -advirtió que General Motors podría caer en bancarrota-”. El analista explica este hecho con el desplome de ventas en Estados Unidos “debidas al alto consumo que tiene sus coches de gasolina”. En este punto, Winzer explica cómo “tanto las ventas generales de autos como las pérdidas de General Motors y Ford hacen que sus modelos de negocio estén en duda”. Unas dudas a las que se sumarían “las propias financieras que hay detrás”, completa el gestor de banca privada de Fortis. Eso sí, el analista no apuesta tanto por una quiebra como por “una reestructuración que se sumará a las muchas que hemos sufrido durante los últimos 5 años”, concluye. Recomendaciones Las apuestas desde Fortis Banca Privada se situarían muy a corto plazo “esperando un rebote del 4 ó 5%”. Estas apuestas, afirma Álvaro Winzer se basarían “en el sector tecnológico fundamentalmente y algunos de los valores de materias”. “Serían los dos sectores que tendríamos ahora mismo para el rebote en EEUU”, añade. Eso sí, Álvaro Winzer comenta que “entramos en el verano con cierta prudencia”.