El selectivo español se ha dejado un 0,87% durante la sesión y cierra en 8.469 puntos en una sesión que ha comenzado con subidas tras conocerse que China había tomado medidas para restringir las operaciones en yuanes, pero la alegría ha durado poco en los mercados.
 
​La acción que peor se ha comportado durante la sesión ha sido Sacyr, que ha caído un 6,18%, seguida de FCC, que se ha dejado un 5,70%. Por el contrario, ArcelorMittal ha sido el que mejor lo ha hecho, al apuntarse un 3,62%, seguida de Ferrovial, que ha cerrado un 1,45% al alza. Entre las grandes, Santander ha caído un 1,25%, BBVA ha retrocedido un 1,54% y Telefónica ha descendido un 0,67%.
 
Como explica Cárpatos, “hemos empezado subiendo porque, pero en cuanto ha pasado un tiempo hemos dado un tirón ha aparecido un papelón y el Eurostoxx se ha mantenido ahí todo el día. No ha ayudado en nada el petróleo, ha llegado a la zona de 30 dólares y también ha salido muchísimo papel”.  “Resumen de la sesión en 90 segundos

La sesión ha carecido de la referencia de Wall Street, sin negociación por la celebración del día de Martin Luther King.  Por eso Cárpatos apunta que hoy hemos estado ante “más de lo mismo, seguimos con unas bolsas que no pueden ni con las botas y mañana volverá otra vez Wall Street y será más fiable la sesión”.

Por si fuera poco, el petróleo sigue sin dar tregua a las bolsas. El Brent ha caído casi un 1,7% y se sitúe en 28,75 dólares, por debajo de la cota psicológica de los 30 dólares después de que Irán haya visto cómo se le levantan las sanciones y cuenta con la autorización de exportar todo el petróleo que pueda producir. Se espera que el país podría inundar aún más el mercado con unos 500.000 barriles al día.

De esta manera, acabamos en una situación técnica delicada. Según José Antonio González, “nuestro IBEX 35 cae por debajo de los 8.500 puntos poniendo en riesgo de nuevo en riesgo la viabilidad del soporte dinámico inferior derivado del canal bajista que parte de los 10.476 puntos en escala intradiaria”.

Ibex


QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Debilidad por doquier”