El consumo de las familias españolas experimentará un retroceso en su avance interanual, según el último estudio publicado por Caixa Cataluña para 2007. El porcentaje de gasto de consumo de los españoles se estima será del 3,3% sobre su renta, ligeramente inferior al 3,6% esperado para 2006 y el ya pasados 4,2% de 2005.
La fuerte expansión de los precios del petróleo y su impacto en el coste de los combustibles junto con la subida de los tipos de interés al consumo y los hipotecarios, son dos de las razones que se atribuyen al reajuste sufrido por la economía y que ha provocado el giro en la evolución del consumo. Sin embrago las cifras continúan siendo positivas en cuanto a crecimiento, ya que según Caixa Catalunya, entre las razones de la resistencia ante los choques exteriores destaca el impacto muy positivo de la ocupación, tanto sobre la renta actual de los hogares como sobre los ingresos futuros, a pesar de que para 2007 se observa un cierto deterioro. Las cifras marcan una paulatina disminución en la progresión de la ocupación. El total de nuevos ocupados fue de 776.000 en 2006, por debajo del millón alcanzado en 2005. El avance se modera de cara a 2007 pues se espera sea del 3,8% frente al 4,1% de 2006.