El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, ha reclamado un marco regulatorio más estricto para el sector financiero en el que la institución emisora cuente con poderes más amplios, ya que reconoció que las herramientas políticas tradicionales, como la vigilancia de la estabilidad de precios, no son suficientes por sí mismas para evitar una crisis como la actual. "En primer lugar, la estabilidad de precios no garantiza la estabilidad de la economía en general y en segundo término, es necesario mejorar y redefinir los instrumentos utilizados para estabilizar el sistema financiero", dijo King en un discurso pronunciado anoche ante representantes de la banca.