La preparación para la jubilación es un tema en el que los españoles no avanzamos. De hecho, según el Índice de Preparación para la Jubilación de Aegon de 2016 nos sitúa en el penúltimo país de su clasificación.
 
Solo Japón tiene un puesto inferior. Nuestro país recibe una puntuación de 5 sobre 10; es decir, aprobado raspado y lo peor es que no la ha mejorado en los últimos cinco años.

ranking


En nuestra actitud ante el ahorro para la jubilación hay situaciones que no parecen muy coherentes. Por un lado, un 57% de los trabajadores españoles se sienten responsable de garantizarse ingresos suficientes para esos momentos. Casi la mitad, un 46%, es consciente de que es necesario realizar una planificación económica para este período.

A pesar de eso, “aunque el nivel de concienciación ha mejorado respecto del 44 % de 2012, el nivel de responsabilidad personal ha bajado del 64 % que había entonces”, dicen en la firma que elabora el estudio. En estos momentos, algo más de un tercio de los trabajadores de nuestro país considera que están planificando bien su jubilación. Hace cinco años esta cifra era muy parecida, un 29%.

enfoque

Sin embargo, una el número de trabajadores que cree que ha ahorrado lo suficiente ha caído desde el 26% hasta el 25%.  Hay que tener en cuenta que en estos momentos un 36% creen que obtendrá un 75% de sus ingresos de la pensión pública un punto menos que hace cinco años.

Los españoles estamos entre los ciudadanos más responsabilidad otorgan al estado a la hora de financiar la jubilación. En concreto, un 81% considera que debe hacerlo a través de la Seguridad Social. Es más, piensan que la pensión pública generará un 64% de sus ingresos una vez que ya se hayan retirado. Este porcentaje es muy superior a la media global, que está en torno al 46%.  Así, los españoles “esperan mucho menos de sus empresas que la media global (12 % y 24 %, respectivamente) y menos de su ahorro y sus inversiones propios que la media global (24 % y 30 %, respectivamente)”.

quinquenal


Solo un 51% considera que cada uno de nosotros es responsable y que se debe ahorrar con un plan privado u otras inversiones.

En este entorno, solo un 27% de los españoles ahorra habitualmente para su jubilación, frente al 38% en el que se mueve la media global. Con todo, este porcentaje ha mejorado desde el 26% de hace cinco años.

¿Qué nos influye para comenzar a ahorrar? En este estudio explican que hay varios factores: un aumento de sueldo (43 %), un entorno económico más seguro (34 %) y desgravaciones fiscales más generosas para las inversiones a largo plazo.

Así, los expertos de Aegon presentan doce recomendaciones para ayudarnos a preparar nuestra jubilación:
1- Animar a los empresarios a que establezcan planes de ahorro para la jubilación. Para ello, dicen es preciso que los políticos aumenten los incentivos a los empresarios, acaben con las barreras a la creación de planes y abran éstos a todos los trabajadores.

2. Animar a los empresarios españoles a que aprovechen los instrumentos digitales que existen para mejorar la gestión y la planificación de la jubilación de sus trabajadores. Señalan que si se ofrece un acceso digital rápido y sencillo a los instrumentos de planificación y gestión para mejorar la experiencia de la jubilación, los trabajadores serán más proclives a participar.

3. Empresarios y trabajadores deben acordar la forma de aumentar automáticamente el ahorro que supone la deducción de la nómina (incremento automático).

4. Los empresarios y los gobiernos deben seguir promoviendo la formación financiera y concienciar no solo de la necesidad de ahorrar para la jubilación, sino también de cómo invertir los ahorros a largo plazo y de las ventajas de trabajar más años.

5. Los gobiernos deben valorar la posibilidad de que la familia y los amigos participen en sus campañas para concienciar de las ventajas de crear una estrategia de ahorro para la jubilación, especialmente los trabajadores que no tengan un plan para la jubilación auspiciado por su empresa

6. Los padres y los hijos ya mayores pueden hablar de temas que normalmente son delicados, como tener resueltas las cuestiones legales, la herencia, los cuidados que necesitarán los mayores y otros asuntos económicos.

7. Los trabajadores deben establecer una estrategia para la jubilación para financiarla y gestionar sus ahorros para que les duren toda la vida. La estrategia para la jubilación debe adaptarse a los planes de cada uno para la jubilación (viajar, seguir trabajando, etc.), a otras posibles fuentes de ingresos durante la jubilación y al estado de salud

8. El plan o la estrategia para la jubilación debe ayudar a las personas a gestionar los ahorros para que duren toda la vida.

9. La estrategia personal para la jubilación también debe incluir un plan de reserva que permita hacer frente a gastos y situaciones imprevistas

10. Los gobiernos y los empresarios deben animar a los trabajadores a seguir trabajando más tiempo o, como mínimo, deben facilitar que sigan trabajando cuando lleguen a la edad de jubilación.

11. Los empresarios también pueden facilitar que los trabajadores sigan en la empresa después de la edad de jubilación normal creando entornos de trabajo aptos para los mayores y ofreciendo opciones de jubilación por fases y flexible

12. Por último, cuando una persona piensa en su preparación para la jubilación, las medidas para mantenerse sano y activo pueden aumentar su confianza en que tendrán una jubilación segura y en su capacidad para trabajar durante más tiempo. Los empresarios deben promover la vitalidad con programas de bienestar en la empresa, y gobiernos y empresarios deben estudiar incentivos para una forma de vida saludable y activa.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
”Acciones españolas que pueden beneficiarse de un cierre de cortos”