Si tomamos el tiempo suficiente como para mirar el gráfico de la cotización de Netflix y Disney en los cinco últimos años, vemos que las líneas que han dejado en bolsa son como la de dos naves espaciales que casi, casi, se salen de los límites del plano.
 
En los últimos cinco años, las acciones de Disney han subido un 211% y las de Netflix se han disparado un 543%. Y eso que las dos compañías audiovisuales llevan un ejercicio netamente en negativo.  La primera de ellas se deja más de un 11% en bolsa, mientras que la compañía de vídeo streaming cae algo menos de un 8%.

Disney y Netflix


Las dos  son protagonistas porque desde hace varios días corre el rumor en el mercado de que Disney podría intentar comprar a Netflix, con lo que terminaría de redondear su negocio de contenido audiovisual. ¿Qué mejor plataforma para dar salida a todos sus contenidos y, además, de pago?

Hay que apuntar que en los últimos cinco años Disney no ha caído ni un solo año en bolsa y que sus beneficios casi se han triplicado en este tiempo.

¿Cómo ven los expertos a Netflix?
Ivan Kralj, de Jupiter AM destaca que aunque “Netflix puede estar creando un ejército de clientes felices, no parece que esté generando beneficios sostenibles para sus accionistas en este proceso”. Recuerda que la acción cotiza a más de 400 veces beneficios, por ejemplo. En su opinión, con estas valoraciones, la compañía debería ser muy rentable y ese no es el caso. Por eso en la firma son bajistas con el valor desde 2015 –y parece que la decisión ha sido positiva para ellos-.

Entre los retos a los que se enfrenta la empresa destaca el rápido aumento de competidores en la escena del vídeo en streaming: Amazon, Hulu, Sony, HBO, Apple, YouTube, Yahoo…
Para hacer frente a ellos a Netflix no le ha quedado más remedio que aumetnar los costes, a los que hay que añadir la inversión suficiente que exige su expansión internacional. Recuerdan en Jupiter AM que en los seis primeros meses del año se ha gastado 4.000 millones de dólares en contenidos. Esta estrategia les ha obligado a ampliar capital en el mercado de high yield estadounidenses, es decir, a costes elevados.

Por el momento, el consenso de Facset apuesta por sobreponderar las acciones de la compañía y les dan un potencial del 39%.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión lo sitúan en fase de consolidación, al conseguir seis puntos en una escala que va del 0 al 10%. Las tendencias a medio como a largo.
plazo son alcistas.
Netflix

Disney
Los mismos indicadores le dan 2 puntos a la compañía, lo que la coloca en una clara fase bajista, tal y como se puede observar en el siguiente gráfico.

Disney