¿Has pensado comprar una vivienda?, ¿quieres ahorrar, obtener beneficios fiscales y disminuir tu futura hipoteca? La cuenta ahorro vivienda es la solución.
La cuenta ahorro vivienda consiste en un plan de ahorro destinado a adquirir o rehabilitar la primera vivienda habitual y su principal ventaja es que permite desgravarse un 15% de la cantidad aportada a lo largo del año. Además, ofrece una interesante rentabilidad que puede oscilar entre el 1% y el 10% dependiendo del banco o caja de ahorros y de si eliges cuenta o depósito, aunque debes valorar la diferencia entre productos. No obstante, conviene tener en cuenta varios factores. Por un lado, debes saber que las cantidades invertidas solo pueden destinarse a comprar o rehabilitar la primera vivienda habitual. Por otra parte, debes invertir todo el saldo de la cuenta en un plazo determinado. Más concretamente: 6 años en Navarra, 5 años en el País Vasco y 4 años en el resto del territorio nacional. No olvides que si en el plazo indicado no destinas el dinero invertido a la compra o rehabilitación tendrás que devolver la desgravación obtenida y pagar los intereses de demora correspondientes. Tradicionalmente estos productos eran cuentas corrientes, pero tras la reforma del IRPF también libretas y depósitos puede convertirse en una cuenta ahorro vivienda exceptuando los fondos de inversión. Solo debemos indicar a la entidad que el dinero va destinado a comprar o rehabilitar la vivienda habitual para que los datos aparezcan en Hacienda. Respecto a la fiscalidad existen distintas regulaciones en España. Así, en territorio común Hacienda permite deducir el 15% de las cantidades que depositemos en la cuenta hasta 9.015 euros anuales. En Navarra la deducción fiscal es del 18% (30% en familias numerosas) y el límite para todos los ejercicios no podrá superar los 90.150 euros. En Vizcaya y Guipúzcoa la deducción es del 15% y no puede superar los 30.000 euros, mientras en Álava el límite se sitúa en 27.045 euros. Todas las deducciones se practican sobre la cantidad que tengamos ingresada a 31 de diciembre. Por lo tanto, podemos utilizar o invertir el dinero y pasarlo en esa fecha a la cuenta vivienda para obtener los beneficios fiscales. Por último, resulta recomendable si deseas contratar una cuenta ahorro vivienda consultar el tipo de interés que ofrecen las entidades, el saldo mínimo necesario y las comisiones que nos van a cobrar. Además, recuerda que muchas entidades bancarias te ofrecerán condiciones ventajosas en la futura hipoteca si contratas con ellos la cuenta ahorro vivienda. Marta Arabaolaza Estrategias de inversión