No existen factores negativos que afecten al mercado, con lo que el selectivo y las bolsas desarrolladas lo pueden hacer bien, sobre todo las grandes compañías. Estamos en un escenario bastante positivo aunque con un elevado grado de aversión al riesgo, lo que impulsa a los inversores a apostar por valores seguros como pueden ser los más grandes.
Mercado soportado en términos generales. El alza bursátil neoyorquina de ayer se explica por los mismos motivos que las del resto del año: liquidez, movimientos corporativos y buenos resultados empresariales, básicamente. Y para que esta tendencia se prolongue, el principal condicionante son los tipos de interés. Pasado el nivel de 96 en el indicador de pequeñas empresas, tenemos una señal de moderación del crecimiento impulsada por los tipos, pero también son un factor positivo porque la FED puede continuar con su política de estabilizar los tipos, sobre todo a largo plazo en que se prevé que bajarán como muestra que en la subasta de ayer se registrase un ratio de demanda de ocho millones de dólares a 10 años.