Los españoles somos de los europeos que menos piensan en su jubilación. Es más, si pensamos normalmente no solemos comenzar con nuestro ahorro hasta que ya tenemos más de 40 años.
 
Según una reciente encuesta de Aegon, estamos en uno de los peores puestos del índice de Preparación para la jubilación, sobre todo por nuestros malos hábitos de ahorro que, además, se han empeorado desde que comenzó la crisis financiera.  En España preparamos la jubilación a partir de los 40 años y ya es tarde
Índice de preparación para la jubilación

Los bajos salarios, la precariedad y la falta de capacidad de ahorro hacen que sólo un 28% de los ahorradores españoles piensen en la jubilación. Y esto podría ser un problema, sobre todo porque la mayor parte de los expertos descuentan que nuestro sistema público de pensiones va a necesitar alguna nueva reforma si pretende ser sostenible en el tiempo. El alto grado del envejecimiento de la población española va a provocar –si nada cambia- que en los próximos 15 años, seremos el cuarto país más envejecido del mundo. Esto quiere decir que cada vez habrá menos gente en edad laboral para mantener a una masa creciente de jubilados. ¿Estamos seguros de que no necesitamos un plan de pensiones? 

¿Cómo ahorrar, entonces?

Si no lo hemos hecho antes, deberíamos tener en cuenta que a esta edad deberíamos dedicar más dinero para conseguir una cantidad suficiente el día que nos retiremos.

Javier García Monedero, presidente de MyMoney explica que “lo que varía por edades es el importe que hay que dedicar. Entre ahorro y seguro de vida, a las persona jóvenes puede bastarles con un 5% de sus ingresos, las personas entre 35-45 años, necesitarán probablemente un 10% y las personas que empiecen más tarde necesitarán dedicar al menos un 15% de sus ingresos. Con esos importes se puede alcanzar el objetivo de acumular suficiente patrimonio como para mantener el nivel de vida después de la jubilación y tener suficiente protección contra invalidez y fallecimiento durante los primeros 20 años del plan”.

Explican en Aegon que a esta edad es más habitual contar con una estabilidad laboral y familiar. “De este modo, la generación de ingresos suele ser mayor, pero también los imprevistos a cubrir. Por ello, sigue siendo vital contar con la ayuda de un asesor financiero para determinar y ejecutar un plan de acción orientado a proteger a la familia, gestionar el ahorro acumulado y planificar un ahorro futuro”.

Para Borja L. Mancisidor, director de expansión de Gesconsult “una vez alcanzada una etapa de mayor capacidad de ahorro (30-50 años) y también por tanto de mayor presión fiscal, deberíamos incorporar productos específicos para la jubilación, como los planes de pensiones, que además de garantizarnos ese ahorro a largo plazo (una hucha que no tocar salvo necesidades de fuerza mayor) nos ayude a reducir nuestra factura fiscal y hacer una planificación familiar”.

Sin embargo, cada vez más, los inversores se dan cuenta de que en los últimos años la rentabilidad de los planes de pensiones no es demasiado elevada. ¿Cómo se podría sustituir este producto?

En Aegon afirman que este escenario de bajos retornos “empuja al sector a adaptarse a los cambios del mercado orientando la oferta hacia productos sin garantías donde se diversifique el riesgo, lo que permitiría aumentar las rentabilidades”. ¿Cuánto debería ahorrar para mantener su nivel de vida durante la jubilación?

Ellos optarían en este caso por productos sin garantía o Unit Linked, en los que dentro de un solo producto existe una diversidad de inversiones gestionadas por expertos. La diversificación permite reducir el riesgo de pérdida, sin perder de vista que ese riesgo existe y puede darse, como ocurre con los fondos de inversión. Esta opción se presenta como alternativa a la hora de obtener rentabilidades de nuestros ahorros.

Javier García Monedero, por su parte, tiene una visión distinta, más parecida a las recomendaciones de inversores como Warren Buffett que asegura que ha recomendado a su familia que tras su muerte deben poner una gran parte de la fortuna en un fondo de inversión de bajo coste ligado al S&P 500 –el elije los de la gama Vanguard- a largo plazo.

El presidente de MyMoney explica que “en nuestra opinión, hasta los 50 años inclusive e incluso hasta los 55, habría que invertir el 100% del ahorro destinado a pensiones en Renta Variable y cubrir el riesgo a corto y medio plazo con un buen seguro de vida a plazo”.

De hecho, considera que “lo importante es empezar a introducir porcentajes crecientes de renta fija a partir de los 55 años y al llegar a la jubilación colocar en instrumentos de mercado monetario o renta fija muy conservadora todo el dinero que se vaya a necesitar durante los siguientes 10/15 años dejando el resto en renta variable”. Los españoles no ahorramos para nuestra jubilación

En su entidad consideran que al elegir renta variable, conviene hacerlo en fondos de inversión que tengan una comisión de mantenimiento baja incluso aunque tengan una comisión de entrada o mejor aún si su comisión de mantenimiento está fuertemente vinculada al éxito en la gestión.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
¿Cómo ahorrar para la jubilación cuando tienes 30 años?
¿Cómo ahorrar para la jubilación cuando tienes 20 años?