Dicen que entrar en el Ibex 35 no beneficia a la cotización de las compañías, sin embargo, si observamos la evolución de los últimos valores que se incorporaron al selectivo, Cellnex y Viscofan, esta creencia se confirma en uno, pero es desmentida por el otro.
 
El pasado 20 de junio, una de las acciones más nuevas del mercado español, Cellnex, entraba en el Ibex 35 por primera vez en su historia. Lo hacía guiada por una veterana, Viscofan, que regresaba al Ibex tras año y medio fuera.
Desde luego, la fecha en la que entraron no fue la mejor, pues apenas cuatro días después el resultado del referéndum británico creaba un importante hueco bajista en el mercado español, incluidos estos valores. Desde ahí tuvieron que remontar el vuelo, con la ventaja o el inconveniente de formar parte del Ibex 35. ¿En cuál jugó a favor y en cuál en contra este hecho? Veamos:
Desde que Cellnex entró en el Ibex 35 se ha revalorizado un 7,5%, mientras que Viscofan ha seguido el camino en sentido contrario, perdiendo un 7%.


 
Ahora bien, si ampliamos la mirada más allá del Ibex 35 y nos remontamos a doce meses, estas diferencias se agravan. Por un lado, Cellnex ha subido un 2% en un año, mientras que Viscofan ha perdido casi un 14%. Parece ser que la tendencia, alcista y bajista, respectivamente, ya venía marcada y  no ha cambiado por el ascenso a “primera división”.


 
Pero vamos a mirar al frente. ¿Cuál de los dos valores tiene más potencial a futuro? La ganadora sigue siendo Viscofan. Los brokers sitúan el precio objetivo de la filial de Abertis en los 18,03 euros, es decir, un 17% por encima del precio de cierre de ayer.
 


En cambio, el potencial que observan en Viscofan en más reducido, aunque hay que destacar que a un año vista los expertos sí creen que subirá, concretamente un 11%, hasta los 52,08 euros.