En BBVA están contentos con los resultados obtenidos en 2016, aunque la bolsa hoy no se lo reconoce ya que a pesar de haber iniciado la sesión con subidas, la cotización se ha dado la vuelta.
 
Durante la presentación a la prensa, tanto el presidente de la entidad, Francisco González, como su consejero delegado se han congratulado por los beneficios más altos de la entidad de 2010 al ganar 3.475 millones de euros el pasado ejercicio, un 31,5% más. “ES un buen resultado en un escenario complejo y se basa en el crecimiento de los ingresos, control de costes y menores saneamientos”, ha dicho el presidente que ha añadido que los resultados incluyen la provisión por claúsulas suelo. De hecho, esta ha sido una de los temas estrellas de la rueda de prensa.  (Ver noticia sobre resultados de BBVA)

BBVA ha provisionado 577 millones de euros para hacer el pago a los clientes con claúsula suelo, una vez que el Tribunal Supremo dicte sentencia. En ese momento, y si el banco tiene que devolver dinero, lo hará mediante un procedimiento express, ha dicho el presidente de la entidad.

No ha sido un encuentro fácil para los directivos del banco, que empezaban la presentación presumiendo de perfil digital y subrayando su liderazgo en este terreno y pasaban con menos detalle sobre los acontecimientos de México, Turquía y Trump.

Sin embargo la rueda de prensa comenzaba con una pregunta dura y que se refería a la jubilación de Francisco González. El directivo ha aclarado que los estatutos del consejo cifran la edad máxima para seguir en el puesto en 75 años y ha recordado que él tiene 72. El presidente ha dicho ha dicho que en este periodo que le queda se jubilará, sin dar más detalles.

Hablando del negocio, Francisco González ha reconocido que “es evidente que la banca en Europa no es rentable, ya que la rentabilidad no cubre los costes de capital. La nueva legislación tras la crisis nos ha obligado a duplicar el capital. También hay factores estructurales importantes, como los tipos de interés. La respuesta es el mundo digital”, ha afirmado.

El presidente se ha erigido como uno de los líderes de la banca global en el mundo. Alerta González que “solo en el mundo desarrollado hay más de 20.000 bancos y muchísimos van a desaparecer en 5,10 o 15 años. Los que van a ganar van a ser los que se coloquen en los nuevos ecosistemas digitales, que no tengan conflicto de interés, trabajen con transparencia y logren la confianza de sus clientes”.

Durante el encuentro también se ha hablado de otro de los temas claves del sector en nuestro país; los últimos coletazos de la reestructuración y la previsible nueva ola de fusiones. Carlos Torres Vila ha sido claro: “para nada guardamos capital para una operación de M&A”. Sin embargo ha apuntado que “eso no quita que cuando haya una operación que se cruce en nuestro camino la miramos y las dos de las que se ha hablado no son excepciones (Popular y BNM), pero no es algo con lo que contamos y por eso no guardamos capital”.

Para los accionistas, buenas noticias. Además de lo que ya se conocía y es que en abril se cobrará el último dividendo opción y que a partir de ahora todos serán en efectivo, el presidente espera que esta retribución se pueda incrementar en los próximos años.

Los problemas del BBVA
Si hay algo que ha afectado a la cotización de BBVA en los últimos meses ha sido, precisamente, su fuerte posición en México, desde donde consigue más de un 30% de sus beneficios a nivel global.
En concreto, el consejero delegado, Carlos Torres explica que este año ha sido “sobresaliente en México en todas las líneas de resultados que ha permitido ganar 1.980 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 11%”.

En este sentido, Francisco González ha explicado que “el comercio entre EEUU y México es de alrededor de 500.000 millones de dólares. Hay una gran relación entre los dos países, no solo económicas, sino también social. Estoy convencido, y tenemos información, de que hay muchos contactos entre las dos administraciones para llegar a un entendimiento”. Así, los directivos apuntan que aunque “hay un impacto en el corto plazo –que nos está afectando en la cotización-, pero las dudas se irán despejando y creo que en el buen sentido”.

Turquía es otra de las grandes apuestas de este equipo directivo, aunque en el banco esperan que la situación se normalicen en los próximos meses. Con todo, siguen apostando por el banco en el que participan hasta el punto que Francisco González ha apuntado que “Garanti es uno de los mejores –sino el mejor- banco del mundo”.