La entidad catalana lidera las compras del Ibex 35 mientras se espera su decisión sobre BPI, banco luso sobre el que podría lanzar una oferta de adquisición del 100%.
 
Estas subidas bursátiles de Caixabank se producen mientras la entidad catalana espera la decisión de los accionistas de BPI sobre si eliminan o no el límite que impide ejercer sus derechos de voto por encima del 20% del capital. La entidad catalana se ha mostrado favorable a eliminar el voting cap, ya que actualmente posee un 44,1% del banco luso, pero sus derechos de voto están limitados al 20%. Si aumentara su poder sobre BPI podría salir adelante la OPA que el año pasado tumbaron otros grandes accionistas de la entidad lusa respaldándose en este derecho.
 
En febrero de 2015 Caixabank ofreció 1,3 euros por BPI, mientras que el consejo de la entidad lusa —en ausencia de los representantes de CaixaBank—, decidieron que lo ideal serían 2,3 euros por acción, un euro más de lo ofrecido.

En junio Caixabank retiró la oferta de OPA sobre BPI después de que la hija del presidente de Angola, Isabel Dos Santos, con el 18,9% del capital de BPI, y la familia Violas, con más del 2,5%, bloquearan la operación. Pero parece que recientemente ha surgido malestar en la entidad ante los planes de Dos Santos sobre los planes de la entidad para segregar sus activos en África.

Según el comunicado emitido a la CNMV, Caixabank no ha tomado ninguna decisión acerca de su participación en BPI y dice que tomará las decisiones que considere apropiadas y las comunicará al mercado oportunamente en función del resultado de la votación sobre la eliminación del voting cap por la asamblea general y de otras circunstancias que puedan ser relevantes.
   
Caixabank en bolsa
Con las subidas de hoy, Caixabank alarga el rebote de ayer y en dos sesiones podría sumar un 10% de recuperación. Así, la entidad catalana lidera las compras del Ibex 35 con una subida que le ayuda a consolidar los 2,50 euros sobre los que cerró ayer y a descargar sobreventa.

Pese a la fuerte subida de estos dos días, el valor apenas sale de los mínimos anuales que marcó el miércoles en 2,43 euros. De hecho, la primera resistencia la tiene en 2,85 euros, zona por la que pasa la directriz alcista que nació en 2012 y que perdió a comienzos de este año, así como el retroceso de Fibonacci del 61,8%.

Si Caixabank prolongara esta subida hasta dicho nivel y no lo perforara, estaríamos ante un pullback y una mala señal para el valor. En cambio, si en próximas sesiones lograra recuperar la directriz, su siguiente objetivo por arriba serían los 3,20 euros (retroceso del 50% de Fibonacci).

caixabank