El estratega jefe de BlackRock, Richard Turnhill, cree que los inversores deberían aumentar el peso de los activos de riesgo en sus carteras para escapar de un escenario de baja rentabilidad que está aquí para quedarse durante más tiempo.
 
En su última nota semanal a los inversores, Turnhill opina que “los inversores deben asumir más riesgos en activos que ofrecen mayor  recompensa en lugar de buscar refugio en activos seguros”.  En concreto, explica que “vivimos en un mundo en el que las previsiones de rentabilidades se sitúan en niveles reducidos, tal y como se refleja en nuestras últimas previsiones de rentabilidad con un horizonte a cinco años. Hemos reducido nuestras previsiones sobre las rentabilidades en la mayoría de clases de activos debido al aumento de las valoraciones, pero vemos oportunidades en muchos activos de riesgo”.

En su opinión, los cambios en la economía global marcados por el envejecimiento de la población, así como de la caída de la productividad van a provocar bajos tipos de interés en los bonos “durante muchos años”, explica.  Para ellos, esto representa un reto y obliga a los inversores a cambiar la asignación de sus carteras y cómo las diversifican. Consideran que un portfolio con un 60% de renta variable y un 40% de bonos generará una rentabilidad del 3% en dólares americanos en los próximos cinco años. A esto habría que restarle las comisiones, dicen.

Rentabilidad negativa para los bonos en cinco años

Turnhill afirma que “con la economía global mostrando señales de aumento de los precios, los inversores no están siendo compensados por los riesgos que ligados a muchos de los que se consideran activos refugio. Esperamos que la rentabilidad de los bonos del gobierno sean cero o negativas en los próximos cinco años”

Esa es la razón por la que el director de estrategia de BlackRock señala que los inversores deberían fijarse en activos que compensen mejor el riesgo. “Las altas valoraciones y el bajo crecimiento implican retornos débiles para los activos de riesgo si se comparan con las medias históricas, aunque esas rentabilidades seguirán siendo atractivas si se comparan con activos refugio”.
 
En este sentido opinan que la renta variable sigue siendo relativamente atractiva. También apuestan por la deuda emergente. En el largo plazo consideran que los inversores podrían beneficiarse de inversiones alternativas como el sector inmobiliario y el private equity.

Gráfico de la semana

 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Así es la asignación de activos en la cartera modela de Natixis”