La reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea por el que todas las entidades tendrán que devolver el dinero de las claúsulas suelo con anterioridad a 2013, de nuevo ha dejado a la banca en el disparadero.  Pero ¿cómo están las compañías que más cantidades tendrán que aportar?

La reacción que tuvieron los mercados en la sesión de ayer al calor de la sentencia del Tribunal de Justicia europeo no dejó indiferente a nadie. Con Banco Popular cediendo más del 6%, Sabadell y Caixabank un 2% y BBVA en un porcentaje cercano a esto, a priori podría decirse que Popular es la entidad sobre la más incertidumbre tienen los inversores.

Sin embargo, no es la que más tendrá que desembolsar por la cláusulas suelo concedidas antes de 2013. De hecho, según los datos enviados por las entidades, BBVA y Caixabank serían las que más dinero tendrán que desembolsar para hacer frente a la sentencia. Las previsiones apuntan a un total de entre 3.000 y 5.000 millones de euros lo que tendrán que desembolsar los principales bancos españoles.  El Banco de España cifra en 4.200 millones el total a pagar por parte de la banca.



BBVA reconoció ayer que dotará una provisión a constituir en las cuentas anuales de 2016  para cubrir “la contingencia de futuras reclamaciones tras esta decisión. El impacto negativo de esta provisión en el Beneficio Atribuido del Grupo se estima en aproximadamente 404 millones de euros”.  La entidad ha afirmado que le costaría en total 1.200 millones frente a los 750 millones que tendría que desembolsar Caixabank.

Ambas entidades consiguen estar en positivo en lo que llevamos de año gracias a las subidas experimentadas en las últimas semanas después de que la FED dijera que subirá hasta tres veces los tipos de interés en 2017 y de que el BCE haya decidido reducir las compras mensuales en 20.000 millones de euros.

Una situación que deja a las entidades en buen lugar desde un punto de vista técnico. Ambas presentan tendencia alcista de corto y largo plazo aunque con un volumen que podría revertir las ganancias.

Los indicadores técnicos de Caixabank le fijan una puntuación de 8 sobre 10 en tendencia alcista y con una volatilidad que es decreciente en todos los plazos. Además, la entidad ha entrado recientemente a formar parte de la Cartera de acciones. “Un cruce al alza de las medias móviles de largo plazo respaldado por amplias divergencias alcista nos hace conceder margen a nuestro escenario de formación de suelo y mantenemos posiciones largas o compradoras”, reconoce Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión.


 
Por otro lado,  BBVA  tiene una puntuación algo inferior al contar con un volumen decreciente en todos los plazos y una volatilidad que, según el plazo, varía.