El pánico a las consecuencias económicas en México que traiga la victoria de Donald Trump en EEUU hacen que los inversores huyan de BBVA, una de las empresa españolas con más exposición al país americano.

BBVA se convierte en el peor valor del Ibex 35. Ha abierto con un gran hueco bajista que ha llegado a ser del 9% al tocar mínimos de la sesión en los 5,91 euros. De hecho, si vemos el gráfico, la apertura coincide con la pérdida del soporte de los 6,13 euros, nivel que coincide con el retroceso de Fibonacci del 38,2%. Si BBVA cierra por debajo de este nivel, corre el riesgo de descender a los 5,50 euros (23,6% de Fibonacci). Aún así, no se metería por debajo de la directriz bajista de largo plazo que le penalizó desde julio del 2015 y que superó el pasado mes de octubre.
 


Los inversores huyen de BBVA por miedo a las consecuencias que la elección de Trump pueda tener en la economía mexicana y, por ende, en la cuenta de resultados de la entidad. Recordemos que México fue precisamente el área geográfica de negocio que más beneficios aportó a BBVA hasta septiembre: 1.441 millones de los 2.797 millones atribuidos al grupo total. Si bien es cierto que los beneficios cosechados en México se redujeron en un 5,32% frente a los logrados un año antes.

 


Desde la propia entidad reconocieron en su presentación de resultados la incertidumbre de la caída del peso mexicano y los riesgos económicos que podría conllevar la victoria de Donald Trump en las presidenciales estadounidenses. Al confirmarse hoy los peores augurios para México con la elección del candidato republicano, el peso mexicano ha tocado mínimos históricos, cayendo más de un 11% y llegando a superar los 20 pesos por dólar. Ante este escenario, la casa de análisis Jefferies ha advertido que por cada 10% de depreciación del peso mexicano los beneficios de todo el grupo bancario se reducen en un 5%.