Tras la borrachera de subidas de la semana pasada por cortesía de Mario Draghi, hoy las ventas se ceban con los valores que más habían rebotado, como BBVA.

 Así, encontramos a BBVA retrocediendo posiciones y dando por imposible la superación de la directriz bajista de largo plazo.
 
El banco cae un 2,60%, dándose la vuelta en una zona clave, los 6,65 euros, ya que por este nivel pasa la directriz bajista de largo plazo que nació en el verano de 2015 y ha penalizado al valor todo este tiempo. De hecho, esta directriz le ha acarreado a BBVA pérdidas del 43%, hasta los mínimos que hizo este año en 5,24 euros.
 
Después de haber recuperado un 23% en un mes, BBVA se ha acabado dando de bruces con la directriz bajista y, si no logra superarla, corre el peligro de volver a niveles de soporte en 6,20 euros (retroceso de Fibonacci del 23,6% desde todo el movimiento de caída desde agosto de 2015). Esta corrección ayuda a reducir algo de sobrecompra acumulada.
 
En cambio, si viéramos que BBVA supera la directriz bajista, deberíamos estar pendientes de que puede con el siguiente nivel de resistencia, los 6,8 euros, 38,2% de retroceso de Fibonacci. Por encima de este nivel tendría una batalla complicada de vencer contra los 7 euros, por este precio sirvió de suelo para las caídas de enero y septiembre de 2015.
 
bbva


En las medidas del BCE vemos ventajas para los ratios de capital de las financieras