El viernes BBVA celebró su junta general de accionistas, encuentro en el que anunció su predisposición a  abandonar el scrip dividend. El apoyo de los inversores a esta gestión se ha manifestado en bolsa, donde ha subido con fuerza en el último mes hasta zona de resistencia.

BBVA celebró el pasado viernes su junta de accionistas, un encuentro en el que sacó adelante varias propuestas y en el que anunció algo que los inversores de bancos llevan reclamando años: el final de los scrip dividend, sistema de retribución que crea dilución. Así pues, la directiva de BBVA anunció que  se encuentra a la espera de recibir la aprobación del consejo de administración a la proposición de dejar de remunerar en acciones. Tras seis años remunerando mediante scrip dividend, la entidad pagará el próximo mes el último dividendo en títulos y a partir de octubre todos serán en efectivo y con un pay out del 35-40%.
 
El dividendo que abone en abril se situará en el entorno de los 0,13 euros por acción, el más alto de los cuatro que tiene previsto abonar este año.
ÚLTIMOS DIVIDENDOS ABONADOS POR BBVA
 
BBVA en bolsa
El encuentro con sus inversores se ha celebrado en un momento muy dulce para el valor en bolsa, pues en el último mes BBVA se ha convertido en una de las acciones más alcistas del Ibex 35. Desde que supera los 6 euros a finales de febrero, BBVA se ha revalorizado casi un 20%. Además, su precio cerró el viernes en zona de resistencia, en torno a los 7 euros, por donde pasa el retroceso de Fibonacci del 61,8% de todo el movimiento de caída desde los máximos de 2015 y hasta los mínimos de 2016. Si hoy BBVA cierra por encima del precio que marcó a finales de la semana pasada, podría ir a atacar los 7,7 euros.

No obstante, no podemos obviar la sobrecompra con la que ha llegado a esta resistencia, pues el RSI marca niveles de 75 puntos. Por ello, no podemos descartar que BBVA se tome un descanso, que le podría llevar a retroceder a su anterior soporte, en los 6,5-6,6 euros, coincidente con el 50% de Fibonacci.
 


Además, los indicadores técnicos Premium muestran que BBVA está en tendencia alcista de medio y largo plazo, pero esta tendencia adolece de un volumen decreciente en el largo plazo y de una volatilidad creciente.

Tras las recientes fuertes subidas que han experimentado BBVA y la gran mayoría de bancos españoles están las promesas del final de la política ultralaxa de los Bancos Centrales, tanto en EEUU, como en Europa, así como la mejora del ciclo económico que favorece la inversión en los valores más cíclicos y penalizados.