El valor es uno de los perjudicados del “proceso electoral” que se acaba de abrir tras la celebración de los comicios el pasado fin de semana. En sólo dos días, ha perdido un 2,8% de su valor. Los indicadores técnicos le bajan la puntuación a pesar de la reacción al alza experimentada hoy. 

A pesar de que este año ha visto sus máximos históricos – fue en el mes de julio cuando alcanzó los 7,27 euros – el saldo casi a cierre de ejercicio en Bankinter es negativa. Se deja más del 2,5%. Una penalización en la que ha tenido que ver, y mucho, la reciente caída experimentada por la compañía en las últimas dos semanas.

Ya advertían los expertos de Ahorro Corporación que la formación de un gobierno en coalición beneficiaría a bancos domésticos, construcción, utilities. En definitiva, compañías con exposición a España y negocios regulados.  El hecho de que no se haya podido formar gobierno, tiene el efecto contrario sobre dichos sectores. También la banca. Y eso es lo que ha enturbiado el panorama de la entidad pues era la única que había aguantado cerca de los máximos anuales  cuando el resto de entidades no paraba de perder posiciones.
 
Ahora la vista puesta en el soporte que presenta en los 6,50 euros, nivel que en caso de perforar abriría el movimiento correctivo hacia los 6,15 euros y por debajo los mínimos de enero, en los 5,72 euros.

Los filtros técnicos sobre la entidad bajan hasta los 3 puntos en fase de rebote, con una tendencia tanto de medio como de largo plazo que sigue siendo bajista.  La mayoría de filtros se encuentran en negativo aunque existen algunas lecturas positivas a tener en cuenta. Consideramos que el precio puede decantarse por mayores caídas aunque con una menor probabilidad que en el estado bajista.