José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ha asegurado en la conferencia de prensa posterior a la presentación de sus resultados anuales cómo se encuentra la situación de la entidad sobre las provisiones que tiene que hacer a los inversores después de la sentencia del tribunal supremo sobre la salida a bolsa.
 
El máximo responsable de la entidad bancaria ha hablado sobre cómo se encuentra ahora mismo el grupo, una vez el Tribunal Supremo ha abierto la puerta a que los inversores particulares recuperen la cantidad invertida durante la OPB. Según Goirigolzarri esa decisión “desde el punto de vista económico tuvo un impacto muy malo”.

En declaraciones del presidente de la entidad bancaria, señala que aunque es cierto que “una OPV es una de las operaciones más regladas que existen”  existen dos informes que “contradicen la opinión del banco de España y de la CNMV”.
Así pues indica que en este contexto “hemos defendido la regularidad de la salida a bolsa y por eso hemos interpuesto recursos de casación”. Por esa razón concreta que como gestores prudentes “hemos ido guardando para destinar a provisiones”.

Sobre datos concreto, José Sevilla, Consejero Delegado de Bankia, informa que de los “1.840 millones de euros” destinados a provisionar “unos 560 millones son gastos de abogados”. En esta línea la entidad financiera habría recibido “76.546 demandas y hasta el momento se han realizado desembolsos por valor de 65 millones de euros a los clientes afectados”.

Pero una de las dudas que había era si en esas provisiones también tendrían cabida los inversores institucionales. “A la hora de hablar de la reclamación de los inversores institucionales hay que decir que aún no conocemos la sentencia del Tribunal Supremo y es una situación preliminar”, apunta Goirigolzarri.

“En el tema institucional hau unos 49 casos a fecha 31 de diciembre del pasado año (…) El 50% del inversor institucional que entró a la OPV de Bankia vendió sus acciones durante los 30 días siguientes”, desgrana el máximo dirigente del banco. De esta manera, no tienen ningún miedo sobre un incremento de las cifras actuales dado que “poniéndonos en el peor de los casos, el problema estaría tremendamente acotado”, describe.



Dividendos

Otra de las novedades después de presentar los resultados es la decisión de Bankia de realizar el pago de un segundo dividendo un 50% superior al anterior. Según Goirigolzarri el equipo de Bankia “ha hecho un trabajo fenomenal y por eso el consejo propondrá un segundo dividendo que será el 50% superior al del 2014”. También afirma que además “nuestra plantilla recibirá a una retribución variable a la que el consejo ejecutivo va a renunciar por el impacto negativo que tendría esto”.

Por último, sobre la situación política expone que “a corto plazo no ha tenido un efecto inmediato, pero la inestabilidad no es buena para la economía y si se mantiene puede terminar afectando”.