Banesto es menos recomendado porque, aunque los resultados sean buenos, la evolución excelente y las perspectivas muy positivas, todo tiene un precio: este valor está demasiado ajustado en ratios. El problema clave es que estos niveles sólo pueden justificarse por la especulación provocada por los rumores de movimientos corporativos, algo que consideramos no llegará a darse.
Llevamos haciendo lo mismo varias semanas. Las subidas se suceden, incrementándose el vértigo con ello, con lo que se favorece la toma de beneficios gracias a las plusvalías que se han generado. Por otro lado, las perspectivas macro llaman a la prudencia aunque en breve las referencias de resultados pueden apoyar al mercado. Dicho esto, una corrección no sería mala en este escenario.