Banca Cívica es un valor inmerso en una clara tendencia bajista. Desde febrero de 2012 ha dibujado esa directriz, que se espera que mantenga en el medio y largo plazo.

Se encuentra en un momento rápido y lento negativo. En comparación al mercado continuo, la cotización presenta un peor comportamiento en estos horizontes temporales.



Los únicos datos que la entidad presenta en verde son una volatilidad decreciente y un volumen creciente para el largo plazo . En el medio plazo, ambos datos son negativos.

Desde agosto de 2011, sus acciones han visto mermar el precio. Registró su último cierre, ayer, en 1,53 euros.