La compañía de gestión de activos destaca positivamente la capacidad de reducción de costes de la compañía. que se verá impulsada por el alargamiento de la concesión de la factoría de Pontevedra y los planes de expansión en el negocio de la biomasa


Los resultados que la compañía energética hizo públicos el pasado 12 de febrero han recibido el beneplácito de la compañía de gestión de activos, que estima que la empresa tiene potencial para consolidar su crecimiento y terminar el año 2016 con un beneficio neto de 83 millones de euros y un múltiplo de 5,5x veces el EBITDA desde el 4,3x actual.

Ence cerró el pasado ejercicio con un EBITDA de 192 millones de euros, impulsado por el aumento de las ventas y la reducción del coste de producción de celulosa, el impulso del segmento de la biomasa y el tipo de cambio favorable.

Así, Arcano prevé que el EBITDA de Ence se elevará hasta los 202 millones de euros (un 5,2% más) y que la capitalización bursátil aumentará un 24,2% hasta situarse en los 872 millones de euros, impulsado por el recientemente aprobado Plan Estratégico 2016-20. En él se prevé la separación de los dos segmentos de negocio para acometer la reestructuración de la deuda financiera de las dos unidades con procesos separados, así como un aumento en la capacidad de producción de biomasa del 283% hasta alcanzar los 383 MW. Además, la compañía prevé reducir los costes de la producción de la celulosa desde los 330€/tonelada actuales.

En relación a la deuda, el ratio de apalancamiento, que actualmente asciende a 1,2x, podría oscilar, según Arcano, entre los 0,5 y 2,5x, pese a lo cual la firma observa una estructura de capital adecuada  y destaca los atractivos precios de los bonos a 2022, que actualmente ofrecen unas rentabilidades mínimas del 5,4%.

La compañía de gestión de activos valora positivamente la extensión de la concesión de la central de Pontevedra para los próximos 60 años, así como la concesión del permiso de construcción de una nueva planta de biomasa de 40 MW, que se instalará en León, Huelva, Pontevedra o Mérida, que permitirá aumentar la capacidad y reducir los costes de producción de la compañía.  
Con todo, Arcano advierte de los posibles riesgos a los que se enfrenta la compañía como, por ejemplo, el posible descenso en los resultados del primer trimestre, la evolución del tipo de cambio euro/dólar, el riesgo de ejecución del plan de expansión en el sector de la biomasa, así como la evolución del precio del pool energético. 

 



Según los indicadores técnicos la tendencia actual de la compañía es bajista, con una puntuación total de 2.0.