Apple volvió a sorprender y lo hizo con unos resultados que suponen los mayores de la historia, batiendo los que marcó hace siete años la petrolera Exxon Mobil. El fabricante del iPhone cerró el ejercicio fiscal con un beneficio de 53.840 millones de dólares, un 36% por encima de lo que cerró hace un año. 
Las acciones de Apple han reaccionado con subidas de más de un 2% en la apertura de la bolsa a la publicación de unas cuentas que han sorprendido a los analistas.
 
El referente eran los 45.220 millones que ExxonMobil registró en el ejercicio 2008. El beneficio acumulado de Apple en el ejercicio fiscal de 2015 se coloca en más de 53.000 millones, con lo que marca un nuevo récord a rebasar. Se convierte así no sólo en la mayor compañía cotizada de Wall Street – con una valoración de 680.000 millones – sino en la quinta por ingresos tan sólo detrás de Wal-Mart, Exxon Mobil, Chevron y Berkshire Hathaway. El volumen de efectivo que acumula en balance asciende a 205.700 millones.

El iPhone sigue representando un 60% de los ingresos globales, con 32.210 millones el pasado trimestre. Para el conjunto del año, se elevan a 155.040 millones gracias en gran parte a los 74,5 millones de teléfonos que vendió en la temporada navideña del año pasado, cuando ya batió récord de beneficios.

Beneficios Apple


Apple ha logrado batir su propia marca y, entre julio y septiembre, vendió 48 millones de dispositivos, que supone un 22% más que el período anterior con la previsión de que supere los 75 millones en el trimestre en curso, con el puente de Acción de Gracias y Navidad. La cifras de negocios se elevó a 51.500 millones de dólares con unos ingresos de 182.200 millones, que suponen más del 20% en comparativa con el período de 2014.

Hace un mes salió a la venta su nuevo modelo de iPhone, el iPhone 6S, cuyas ventas no están incluídas en estas cifras así como tampoco se incluye la actualización del reproductor audiovisual Apple TV o de la tableta iPad Pro.
Ahora el mercado se pregunta si Apple podrá seguir este ritmo de ventas y crecimiento en sus dispositivos pues está jugando en un mercado muy maduro y donde los rivales compiten con dispositivos con una tecnología que no tiene que envidiar. Es por eso que la mayoría de los expertos aboga por que en 2016 haya una moderación en las ventas del iPhone incluso hasta el crecimiento de un solo dígito. Y aquí China jugará un papel importante. De hecho, el Consejero Delegado de la compañía, Tim Cook, ha dejado entrever que tiene todas sus esperanzas puestas en este mercado a pesar de la debilidad que está mostrando la región asiática. Casi una tercera parte de las ventas se generaron en el país, con unos ingresos que ascendieron a 12.520 millones bajo la presión de Xiaomi y Huawei, los líderes en la región.