La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha presidido hoy la junta general de accionistas de la entidad en la que se han aprobado las cuentas correspondientes a 2014. Botín destacó “la calidad de los beneficios del pasado ejercicio (5.816 millones de euros, un 39,3% más que en 2013), con un aumento del resultado bruto en todas las unidades del Grupo y con mejora neta de la recurrencia”. También subrayó “la reducción de la morosidad hasta el 5,2% y del coste del crédito, que estamos confiados en que seguirá mejorando, y la contención de los costes, que aumentaron por debajo de la inflación y sitúan nuestra ratio de eficiencia en el 47%, una de las mejores del sector en Europa”.

Santander hoy

Ana Botín
explicó que el retorno total al accionista durante el año 2014 fue del 17,2%, del que un 10% correspondió al dividendo y el resto a la apreciación de la acción, frente al retorno del 2% de media de los competidores. “Desde el nacimiento del banco, la atención y relación con los accionistas ha sido una de nuestras prioridades, y lo va a seguir siendo”.

“El punto de partida de Banco Santander hoy es excelente”, añadió, y alabó “la labor, visión estratégica y liderazgo” del anterior presidente, Emilio Botín.
“Hoy, gracias a su visión, el Santander no sólo es más grande, sino más diversificado y más sólido, como lo prueba su resistencia a lo largo de la crisis financiera”.

Durante su intervención ante los accionistas, la presidenta de Banco Santander hizo un repaso de las decisiones que se han tomado desde su nombramiento al frente del banco en cuatro ámbitos: el gobierno corporativo y la composición del consejo; el equipo gestor; el capital y la política de dividendos; y la revisión estratégica de los negocios y prioridades. En este sentido, explicó que “los cambios realizados en el consejo y en el equipo de gestión del banco han tenido como objetivo contar con las personas mejor preparadas y más cualificadas y dotar al grupo de las mejores prácticas de gobierno corporativo a nivel internacional. Banco Santander cumple con todas las recomendaciones y los más altos estándares de buen gobierno. Nuestro Consejo tiene una composición diversa y equilibrada: de los 15 consejeros, 5 son ejecutivos y 10 externos con amplia experiencia financiera, regulatoria y empresarial, y conocimiento de los mercados donde el grupo desarrolla su actividad. De estos últimos, 8 son consejeros independientes, es decir, el 53% del consejo. Además, un tercio del mismo son mujeres ”.

También se refirió a los cambios en los equipos directivos. Destacó la larga trayectoria en el grupo del consejero delegado, José Antonio Álvarez. “Es la persona más adecuada para esta nueva etapa. El resto de los nombramientos realizados responden a una lógica renovación. Tienen como objetivo reforzar las áreas a las que el grupo quiere prestar una especial atención”, y recordó que el banco ha reforzado el equipo en Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y España, entre otros.

El entorno del sector: retos y oportunidades

Respecto a la perspectivas económicas, señaló que “los mercados donde estamos presentes tienen, en general, previsiones de crecimiento favorables. Esto es muy claro en el caso de España, pero también en el Reino Unido, Estados Unidos, Polonia, Alemania, México o Chile. Brasil vive un año de transición, pero el nuevo gobierno está adoptando las necesarias medidas de ajuste para que la economía recupere, cuanto antes, un crecimiento más cerca de su potencial.

La política del Banco Central Europeo de proveer mayor liquidez servirá de soporte al crecimiento de la eurozona. La caída del precio del petróleo y la depreciación del euro contribuirán también a impulsar el avance. A día de hoy, hay motivos para la confianza”.

No obstante, señaló que el sector financiero afronta “retos de gran calado”, como el período de tipos de interés muy bajos que atraviesan los mercados maduros y un entorno regulatorio en el que las exigencias siguen aumentando. “Lo importante ahora es cerrar cuanto antes todas las cuestiones que aún están pendientes de definir y centrarnos en su implementación. Y será fundamental hacer una valoración continua y global del impacto del nuevo marco regulatorio para asegurar que se alcanza un buen equilibrio entre estabilidad financiera y crecimiento económico”, indicó. Ana Botín añadió un tercer reto: la revolución tecnológica y los nuevos hábitos y comportamientos de los consumidores, y recordó que “nuestros competidores no son sólo otras entidades financieras o los grandes fondos de la llamada banca en la sombra, sino también las grandes empresas tecnológicas.”

Mirando al futuro

Ana Botín destacó que “el Santander está bien preparado para afrontar estos desafíos”, y recordó que “el modelo del banco es diferencial”. “Partimos de un modelo de negocio que se distingue por la diversificación geográfica; el foco en la banca comercial; nuestro modelo de filiales autónomas; una cultura común y una marca global; la fortaleza de balance, con prudencia en riesgos y marcos de control globales; y nuestra inversión en innovación, transformación digital y capacidad para compartir mejores prácticas entre países”. Y añadió: “No somos complejos de gestionar, ni difíciles de entender, ni tenemos una dispersión de negocios en multitud de mercados. Somos un banco fácil de entender y con foco en banca comercial. Este modelo nos ofrece una oportunidad única”.

Misión y estrategia de Santander

La presidenta de Banco Santander recordó que “la misión del banco es contribuir al progreso de las personas y las empresas. Nuestra visión es ser el mejor banco comercial ganándonos la confianza y fidelidad de nuestros equipos, clientes, accionistas y de la sociedad”, generando un circulo virtuoso: “Si nuestro equipo se siente motivado, comprometido y recompensado, hará todo lo que esté en su mano para ayudar a los clientes. Si nuestros clientes reciben un servicio excelente y sienten que respondemos a sus necesidades su fidelidad será mayor. Cuando esto sucede, nuestros beneficios y rentabilidad crecen y aumenta el retorno para nuestros accionistas. Esto nos permitirá apoyar aún más a la sociedad, lo que a su vez reforzará el orgullo de pertenencia de nuestro equipo”.
En este sentido, explicó cómo construir el mejor banco y cuáles son las prioridades.

Equipos

La presidenta de Banco Santander indicó que “lo primero son nuestros equipos. Uno de nuestros grandes objetivos para 2017 es estar entre los tres mejores bancos para trabajar en la mayoría de nuestros países principales”. Botín señaló que en Santander España se ha anunciado una nueva política de flexibilidad para promover un entorno de trabajo mejor para los equipos, que incluye temas tan importantes como mejorar la organización del trabajo o utilizar la tecnología para trabajar de manera más flexible.

Clientes
Ana Botín recordó que Banco Santander cuenta con más de 100 millones de clientes, de los que 53 millones son activos, pero sólo 13 millones son vinculados, es decir, clientes que consideran a Santander su banco principal. “Nuestro gran objetivo es que en 2017 el número de clientes vinculados, tanto particulares como empresas, aumente alrededor de un 40%, hasta 18 millones”.

Además, señaló que “queremos seguir consolidando nuestro modelo de excelencia operativa, mejorando la satisfacción de nuestros clientes. La oferta de servicios digitales será una parte fundamental en este proceso”. En este sentido, fijó como objetivo para 2017 alcanzar 25 millones de clientes digitales, frente a los 14 millones actuales, y subrayó “que el banco está invirtiendo en desarrollar un modelo de distribución multicanal donde el cliente es el centro de toda nuestra estrategia”. Puso como ejemplo el éxito de Reino Unido, donde el número de clientes que operan a través del móvil superó en 2014 el millón y más de un tercio de las ventas se realizan a través de canales digitales, o Polonia, que cuenta con una banca móvil valorada como una de las mejores del mercado. También destacó el caso de México, donde el banco ha desarrollado un sistema de reconocimiento de voz para identificar al clientes.

“Banco Santander tiene capacidad de crecer con nuestra base de clientes en nuestros diez mercados principales. Por tanto, no tenemos necesidad de comprar. Esto no excluye que estudiaremos alguna inversión puntual, siempre que añadamos valor a nuestros accionistas”, indicó.

Accionistas

Ciclo de Clases Magistrales
La presidenta se refirió durante su intervención a la ampliación de capital realizada el pasado mes de enero y a la política de dividendos. “La fortaleza de capital es clave para aprovechar las oportunidades de crecimiento orgánico. Por esta razón, y tras un detenido análisis de las distintas alternativas, el consejo decidió ampliar capital por un importe de 7.500 millones de euros. Acudimos al mercado a través de una colocación acelerada. El consejo se decidió por esta alternativa por ser la menos dilutiva para los accionistas. En circunstancias de incertidumbre y alta volatilidad en los mercados, cualquier otra alternativa habría supuesto mayor descuento y mayor dilución”. Recordó el fuerte interés de los inversores (la demanda superó en un 50% la oferta) y que, tras esta operación, el ratio fully loaded se sitúa en el 9,7%.

Respecto a la política de dividendo, Botín indicó que “el objetivo, en línea con lo que ha sido la tradición del banco, es dar gran importancia al pago de dividendo en efectivo, de modo no dilutivo y que sea sostenible y creciente de acuerdo con los resultados del grupo”. De esta forma, el banco distribuirá con cargo a 2015 un dividendo de 0,20 euros por acción y solamente un pago, el correspondiente al mes de noviembre, será a través del Dividendo Elección. El resto se abonará en efectivo. Durante 2015, los accionistas percibirán un total de 0,40 euros, de los que 0,30 son con cargo a los resultados de 2014 y 0,10 con cargo al actual ejercicio, lo que supone una rentabilidad por acción de alrededor del 6%.

“Nuestro objetivo es que el dividendo evolucione de acuerdo con los beneficios del grupo, distribuyendo entre el 30% y el 40% del beneficio recurrente. Esta nueva política es buena para el banco y buena para todos los accionistas. Para el consejo es tan importante ofrecer un retorno total para nuestros accionistas mejor que el de nuestros competidores como conseguir un beneficio por acción y unos dividendos crecientes”, señaló. También recordó que los objetivos del banco para 2017 son alcanzar un ROTE de entre el 12% y el 14% y obtener un beneficio por acción superior al de nuestros competidores.

Sociedad

Ana Botín también habló sobre el apoyo del banco a la sociedad. “Nuestra manera principal de contribuir a la sociedad es invertir en educación. Banco Santander es hoy la empresa del mundo número uno en apoyo a la educación. Así lo reconoce el informe que elabora la Fundación Varkey en colaboración con la Unesco”. Destacó que en 2014 el banco destinó 146 millones de euros a apoyar la investigación y la educación, y ayudó a 28.443 estudiantes con becas, y recordó el compromiso de destinar otros 700 millones de euros en los próximos cuatro años.

“En un contexto de incipiente recuperación en Europa, afrontamos un año con numerosas citas electorales. Corresponde a los partidos políticos presentar propuestas para seguir construyendo una Europa más próspera, a los ciudadanos valorar las distintas alternativas, y al sector privado y empresas comprometernos más con la sociedad e invertir más aún con visión de largo plazo. Debemos trabajar juntos para apoyar a los emprendedores, a las empresas, y darles las herramientas, la confianza y el apoyo que necesitan para ser más competitivas, y para crecer y crear más puesto de trabajo. Desde el Santander lo estamos haciendo”, señaló. Anunció que en el caso de España en los dos primeros meses del año los nuevos créditos y préstamos a empresas y pymes han crecido un 3,9% frente a 2014, la producción hipotecaria, un 26%, y la de crédito consumo, un 35%. “Como ya hicimos en 2014, confiamos en crecer el crédito este año en España más que el mercado”.

Ana Botín hizo una referencia al desempleo, “el problema más grande que tenemos que solucionar como país”. “Mientras haya tantos parados, ellos deben ser nuestra prioridad. Necesitamos crear más empleos. Y para ello tiene que haber crecimiento económico acompañado de progreso social, y siempre mirando el medio y largo plazo. Como responsable del banco lo que me toca y lo que les puedo decir es que vamos a seguir trabajando duramente para contribuir al progreso de las familias y empresas de España y los demás países donde operamos”.

Para finalizar, la presidenta de Banco Santander subrayó: “Tenemos una estrategia clara y nos hemos marcado objetivos ambiciosos. Para conseguirlos, tenemos que cambiar la forma en la que hacemos las cosas. Todo lo que hacemos debe ser Sencillo, Personal y Justo. Haciendo las cosas de una forma sencilla, personal y justa conseguiremos ser el mejor banco comercial, ganándonos la confianza y fidelidad de nuestros equipos, clientes, accionistas y de la sociedad”. Y concluyó: “hemos convertido a Banco Santander en una de las mayores historias de éxito de España. Lo hemos conseguido superando incertidumbres, gestionado prudentemente el riesgo y afrontando con energía los cambios. Vamos a liderar el cambio. Confiamos en poder hacerlo, porque partimos de una base sólida y, sobre todo, porque tenemos una estrategia que hemos diseñado para el futuro”.

José Antonio Álvarez: “La rentabilidad del negocio va a mejorar y, con ello, los retornos para nuestros accionistas”

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, destacó durante su intervención las buenas tendencias con las que ha comenzado el año, que “nos permiten confiar en que la rentabilidad del negocio va a mejorar y, con ello, los retornos para nuestros accionistas”. Álvarez resumió las perspectivas y prioridades para los próximos años:

- Estamos en una buena dinámica de crecimiento de volúmenes de negocio y resultados.
- Contamos con posiciones holgadas de liquidez y capital para crecer en un entorno de mayor actividad en nuestros mercados principales.
- Sabemos qué hacer para tener éxito comercial: poner al cliente en el centro de nuestra gestión.
- Mantendremos nuestro foco en la excelencia operativa para simplificar los procesos internos, transformar digitalmente el banco y mejorar la eficiencia y el servicio al cliente.
- Estamos reforzando la gestión de los riesgos, que siempre ha sido prioridad para el Santander.
- Usaremos el capital de manera mucho más eficiente, focalizándonos en áreas de crecimiento.
- Tendremos unas estructuras más sencillas y simples para todo el grupo.
- Nuestro objetivo final es mejorar la rentabilidad sobre el capital.
“Estas aspiraciones cristalizan en ambiciosos objetivos de medio plazo cuyo fin es crear valor para nuestros equipos, clientes, accionistas y la sociedad”, señaló. El consejero delegado recordó los objetivos financieros que tiene el banco para 2017 y que “deberían reflejarse de manera positiva en la rentabilidad de nuestros accionistas:
- Aumentar nuestra actividad a ritmos superiores a los de nuestros principales competidores, ganando cuota de mercado.
- Mejorar nuestro nivel de eficiencia operativa, situando el peso de nuestros costes sobre ingresos por debajo del 45%.
- Situar de forma permanente la tasa de morosidad por debajo del 5%.
- Mantener unas ratios de capital core bajo criterios de Basilea III entre el 10% y el 11%.
- Aumentar el beneficio por acción por encima de nuestros competidores y alcanzar una rentabilidad sobre capital tangible entre el 12% y el 14%, con una distribución de dividendo mayoritariamente en efectivo y acorde con el crecimiento de resultados”.