En línea con el descenso de la remuneración, la relación entre la retribución de los consejeros y el beneficio atribuido de la tabaquera también bajó desde el 1,016% en 2005 al 0,891% en 2006. Del total percibido por los 16 consejeros de Altadis durante el pasado año, 2,85 millones corresponde a pagos por pertenencia a la compañía, mientras que el resto, 1,21 millones, se repartió entre los miembros del consejo por pertenecer a otros máximos órganos de dirección de sociedades del grupo. La retribución fija de los consejeros de la empresa presidida por Antonio Vázquez y sus filiales se elevó en 2006 a 1,56 millones de euros, ligeramente inferior a los 1,69 millones de euros que percibieron el año anterior, mientras que la remuneración variable se situó en 924.000 euros, similar a los 925.000 euros de 2005. Los consejeros ejecutivos de Altadis percibieron el pasado año 1,76 millones de euros en total, un 31% menos, en tanto que la retribución de los consejeros externos independientes se mantuvo en un millón de euros, y la de otros externos alcanzó los 1,3 millones de euros en 2006, lo que supone un descenso del 42% sobre 2005. La alta dirección cobró un 75% más Por otro lado, los siete miembros de la alta dirección que no son a su vez consejeros ejecutivos cobraron 6,10 millones de euros un 75% más que en 2005, ejercicio en el que había también el mismo número de integrantes. Durante el 2006, las remuneraciones percibidas por los miembros del consejo de administración en concepto de dietas y por su pertenencia a algunas de las comisiones delegadas del consejo se mantuvieron en 1,15 millones, mientras que en las filiales esta partida fue de 200.000 euros, un 9,5% menos que en 2005. Altadis registró un beneficio neto de 452,7 millones de euros en 2006, lo que supone un descenso del 21,5% respecto al ejercicio anterior, informó hoy la tabaquera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Altadis achacó este resultado a la subida de los impuestos especiales del tabaco en España producida en febrero que, como consecuencia, provocó un "fuerte descenso" de las ventas y la rentabilidad. Al mismo tiempo, y como reacción, el grupo aceleró la aplicación de una serie de medidas para la obtención de ahorros de costes.