El Ibex tiene dudas a media sesión y se decanta por los tímidos recortes que le hacen perder el nivel de los 10.800 puntos. Ana Rafels, analista técnico de Bolsacash considera que "aún existe indecisión a la espera del dato del paro de Estado Unidos”.  Algo que, según añade esta experta, dará pistas sobre el estado de la economía. Mientras tanto, “los mercados han dado un voto de confianza y han propiciado este movimiento alcista agigantado desde mediados de julio”.
Para Ana Rafels, analista técnico de Bolsachash, "es el momento en el que los datos confirmen las expectativas de recuperación en las que han confiado los mercados". Por ello -continúa- "es necesario seguir muy de cerca los movimientos en los próximos días, ya que serán esenciales para descifrar las intenciones del mercado en el mes próximo”. Esta opinión la argumenta apoyándose en que “nos encontramos en resistencias muy cercanas, y sobre todo al otro lado del Atlántico, con Dow Jones muy cerca de los 9.422 puntos y un S&P 500 anclado en los 1000 puntos”. En cualquier caso, esta experta aporta dos posibilidades que podrían tener lugar o que “tras una corrección llegue un movimiento alcista que supere los niveles actuales o que tras esta corrección las bajadas ganen en profundidad y estos niveles, de ahora, sean el techo”.

En la jornada de hoy, es noticia la ruptura de negociaciones entre Prisa y Mediapro para alcanzar una fusión entre ambas compañías. En este sentido, Rafels cree que “Prisa tuvo un rebote espectacular desde mínimos históricos en marzo; y desde ahí ha rebotado con fuerza hasta aproximarse a los mínimos históricos”. Ante este panorama apunta que  “sin las negociaciones no creo que rompa esa referencia tan importante de los antiguos mínimos históricos, que se encuentran en 4,75 euros”. Continúa exponiendo su escepticismo sobre el valor, del que dice ser no muy positiva, aunque cree que “mientras se mantenga en los 3,50 euros no se puede ser negativo con el valor”. Por ello, concluye, que habría que poner la alarma en el nivel de los 3,50 euros, porque “de perderse podrían llevar el valor hasta los 2,63 euros”.

Forbes hoy ha publicado una noticia en la que se habla del buen papel desempañado por la banca española en Estados Unidos, cimentado en un alejamiento de las hipotecas subprime y los activos tóxicos. Ana Rafels argumenta que esto sucede porque en la configuración de la banca española no se ha apostado por la ingeniería financiera, con lo que no ha provocado en ella los mismos efectos que en los bancos norteamericanos. Si bien, advierte que “eso no implica que no podamos asistir en un futuro a nuestra propias crisis financiera, ya que en España se ha apostado mucho por las pequeñas y medianas empresas”. Y recuerda que en este caso el riesgo se sitúa en los niveles de morosidad, que son preocupantes para esta analista, si no se activa el consumo.

Sol Meliá ha hecho público, en el día de hoy, que ha sufrido un descenso del 97% en los beneficios relativos al primer trimestre del año. Ana Rafels apunta que Sol Meliá “viene corrigiendo, aunque el último movimiento alcista ha sido espectacular”. Por ello, añade que apostaría por el valor mientras mantenga la cota de los 5 euros. Si bien, la analista cree que hay que fijarse en los máximos precedentes, que son quienes darán pasos a los nuevos avances. Para Rafels si se observa que se resiste a nuevos máximos, es momento de pensar en el agotamiento, aunque si lo rompe “se podría llegar a los 6,10 o incluso a los 6,70 euros”. Recomienda seguimiento, ya que caídas por debajo de los 5 euros podría precipitar al valor hasta niveles de los 4,10 euros. 

Recomendaciones


Desee Bolsacash se recomienda el seguimiento continúo a los mercados y las referencias macroeconómicas encargadas de confirmar el escenario dado por hecho por el mercado, que “es el de la recuperación económica, aunque sea de carácter estructural”. Ante ello receta cautela, la espera de confirmación de niveles, y la posesión en cartera de oro.