Ricardo Comín, director de ventas de Vontobel AM nos habla de los próximos pasos que podrian dar el BCE y FED y cómo podría influir la situación del petróleo en la evolución de los distintos mercados. 

La FED. Tenemos subida de tipos de interés en diciembre pero actualmente los futuros de los fondos federales solo descuentan una subida adicional este ejercicio. ¿Ustedes qué esperan?

Nosotros hacemos una apuesta desde hace dos años y medio a que los tipos en EEEU no subían hasta 2016, se nos adelantaron un mes. Pero cuando creíamos que podría haber una  congelación dela economía americana le dábamos un 10% de posibilidades y ahora lo hemos subido hasta un 40%. Si se produce un enfriamiento de la economía americana y Yellen y su equipo prometen que solo vigilarán la inflación porque el paro ya está controlado, no tendría sentido subir tipos.

La subida de tipos de interés impactará en los beneficios de las empresas, especialmente a las exportadoras. Con el sector energético presionado a la baja ¿Creéis que en 2016 el mercado podría cambiar de tendencia pensando que los beneficios han hecho  techo?

El mercado americano está en máximos desde 2007, los precios no están baratos.  Esto no quiere decir que no invirtamos en renta variable americana  pero está cada vez más complicado porque cada vez es más difícil exportar ante un dólar más caro y los costes de financiación de las empresas son más elevados, con lo que los beneficios se pueden ver deteriorado. Pero esto está más o menos descontado. Lo  importante es cumplir expectativas: si se llega al precio establecido no tiene por qué haber problemas en bolsa.

Por la parte energética se está complicando mucho la cosa porque las  bajadas de petróleo pueden ser incluso mayores que lo que había en consensos.

Mario Draghi dijo que implementaría medidas en la reunión de marzo. ¿qué esperan del BCE en los dos próximos meses?

Draghi es un mago de controlar expectativas. Sabe cómo guardarse ases en la manga sobre todo en situaciones en las que haya que volver a ayudar a los mercados. Ya ha prometido una extensión del QE y lo que el mercado esperaba es que se “castigara” un poco más a los depositantes. Lo que podría llegar a darse esa situación que anteriormente se había descontado pero no se ha producido.

¿Qué medidas podría tomar?

No vemos factible comprar renta variable pero sí podemos ver un incremento en la compra de deuda que ya está haciendo porque la cantidad de dinero que está metiendo en el mercado no le da solo para la gubernamental y tiene que comprar corporativa. Pero no puede comprar corporativa financiera, con lo que nos tendríamos que ir a automoción o sector industrial, que con todos los escándalos es la que más ayuda podría requerir.

Otra de las patas por las que cojea el mercado es China. El cambio en el modelo económico, ¿a quién podría afectar?

El gigante chino ha tenido una gran ventaja y es que hasta ahora siempre ha estado cumpliendo las expectativas de beneficios. El año pasado decreció y cumplió y este año creemos que volverá a hacerlo para crecer en 2017. Estamos hablando de crecimientos del 5,9%-6,5%  pero es una economía tremendamente controlada por el gobierno que no depende de un cambio democrático. Esto lo hacen de una forma muy drástica  y creemos que seguirán devaluando algo el Yuan y seguirán con ayudas de liquidez de mercado porque hasta ahora la  bolsa no ha funcionado como se esperaba.

Se habla de que devaluación del Yuan significa abaratamiento adicional del petróleo.  Un petróleo que probablemente ha roto ya el break even para la mayoría de productores mundiales. ¿Creen que ya ha hecho suelo?

Adivinar dónde está el suelo del crudo está cada vez más complicado pero lo que sí podemos hacer es adivinar dónde está el break even de las compañías y  habrá muchas a las que no les merezca la pena extraer petróleo si tienen que venderlo por debajo de costes con lo que, lo normal es que se vaya cerrando el grifo del petróleo, con la consiguiente adecuación de la demanda y la oferta y, por ende, un rebote del precio del petróleo. Nosotros hemos estimado que el precio del crudo debería estar entre 40-60 dólares, aunque es un rango muy amplio es la estimación que podemos hacer si esta situación de da. Además hay otro jugador, que es Irán, y eso ya son temas geopolíticos que se escapan al análisis financiero.

¿Qué esperan de los flujos de fondos soberanos que venían del petróleo?

Los flujos soberanos los incluiría con los flujos incluso que vienen desde España. Somos positivos pero hay una amenaza que es  geopolítica. En los mejores fondos que tenemos el gestor hizo una apuesta relativa que es apostar más por la corona sueca y menos por la corona noruega  teniendo en cuenta el posible impacto del precio del petróleo, con lo que no es nada descabellado y aunque no tenemos una inversión directa en España, sí vemos cierta lógica en tener en cuenta cómo puede afectar esta situación a los fondos soberanos noruegos.

¿Tienen en cuenta las presiones deflacionistas que puede causar el precio del petróleo?

Para nosotros el escenario deflacionista es un escenario base desde hace más de tres años y no por el petróleo, que lo está acelerando, sino porque hay un crecimiento menor, no es tan sencillo reponer el número de empleados y además, incluso nosotros mismos a la hora de comprar nos metemos en un escenario deflacionista tratando de buscar un objetivo en el punto más barato. El escenario deflacionista está y además ha venido para quedarse.

¿Dónde podemos refugiarnos en este escenario?
En renta fija corporativa  y en este caso high yield Ahora mismo por valoración, porque el BCE ayuda y mete la manguera y porque no es la zona del mundo más afectada por China, la renta variable europea puede ser mejor que la americana.