BME ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio de 80,3 millones de euros y una importante mejora en los volúmenes de contratación. Desgranamos estas cifras y miramos hacia el futuro con su consejero delegado (CEO), Javier Hernani.

Claro ascenso de los volúmenes desde enero hasta ahora, ¿sobre qué se asienta?

Sobre una situación más positiva de la macro española, como mercado de atracción de inversión estamos en una situación mucho mejor desde el punto de vista del crecimiento, de reducción del desempleo, crecimiento de exportaciones, estabilidad… Esto ha sido muy positivo respecto al foco de accionistas e inversores, sobre todo los internacionales, y ha ayudado mucho a esa atracción, intención de contratar valores españoles e invertir aquí.

La segunda parte de esta evolución son las entradas de capital neto al mercado en forma de salidas a Bolsa y ampliaciones de capital. Hemos tenido un primer semestre francamente bueno, con casi 21.000 millones de entradas de capital, que nos colocan primeros en Europa y sextos en el mundo. Es la suma de los efectos beneficiosos de tener nuevas compañías como Prosegur Cash, Neinor, Unicaja, Gestamp, las socimis… que confirman la atracción del mercado español para los inversores.

Eso es lo que ha ayudado a esa recuperación secuencial de volúmenes y resultados trimestre a trimestre, desde el segundo de 2016.

¿Qué cifras manejáis para próximos trimestres? ¿Cuál es el objetivo a cierre de año?

Lo vemos mejor. Si esta recuperación secuencial se consolida, que puede suceder perfectamente, tendríamos un segundo semestre mejor que el de 2016, que fue relativamente flojo en volúmenes. Veo una segunda parte del año positiva, si no se tuerce la situación internacional que afecta mucho, como el año pasado que tuvimos Brexit o Trump, que generaron una situación de inestabilidad que no es buena para el sostenimiento de la inversión. 2017 no ha estado exento de incertidumbres, las elecciones francesas ayudaron, y eso sin duda conforma un entorno más favorable. Espero que la segunda parte del año sea también positiva.

Vea también: Los nuevos máximos no levantan el ánimo de los particulares

¿Cuáles serían las luces y las sombras de este primer semestre de 2017?

Como decíamos tiene más luce que sombras. Las sombras se concentran básicamente en que la recuperación está llevando un tiempo, no estamos todavía en niveles pre-crisis, casi todas las Bolsas del mundo tienen valores que los han superado, el Ibex 35 aún no ha recuperado ese nivel, tenemos un recorrido todavía al alza en recuperación en valoraciones, siendo conscientes de todo lo que ha pasado en estos años, sin tratar de comparar situaciones económicas y empresariales que evidentemente no son iguales.

El mercado tiene un recorrido de mejora en precios y en volúmenes que nos gustaría que fuera más rápida, pero hay que entender las circunstancias.

¿Cómo valoráis la consolidación del sector? ¿Han llamado a vuestra puerta? ¿Y vosotros habéis llamado a alguna?

La pretendida fusión entre las Bolsas de Londres y Berlín no ha salido hacia delante, debemos tener en cuenta que el sector en sí mismo ya está muy consolidado. En Europa, hay mucho menos de una Bolsa, o de una compañía que gestiona y que cotiza, por país, porque ya hay una concentración importante.

Vea también: "Los niveles del Ibex son claros: soporte en los 10.402-10.377, y resistencia en los 10.772"

Mayores consolidaciones u otros pasos requieren un nivel de escrutinio por parte de las autoridades muy importante.

Nosotros estamos muy pendientes, muy atentos, cuando la fusión LSE-Deutsche Börse estuvimos muy atentos, sobre todo a la venta de posibles piezas dentro de esa operación, jugamos ese partido y 5.47 jugaremos los partidos que tengan sentido desde el punto de vista del mercado y para nuestros accionistas.

Y sobre todo muy abiertos a la cooperación, que es una cosa que BME ha hecho siempre bien, y que seguirá haciéndolo. No necesariamente todo tiene que pasar por el M&A, hay mucho terreno para cooperar en tecnología, en poner en marcha servicios de corte regulatorio. La regulación es muy intensa, presiona mucho sobre el sector y requiere el alcanzar acuerdos con otros jugadores que nos ayuden a tener operaciones puntuales de más tamaño.

La cooperación es una parte fundamental del futuro de la compañía y se tiene que basar mucho en adquirir tamaño allá donde es necesario, porque el mercado de referencia es más grande o la regulación lo empuja. Y ahí estaremos.

Finalmente, en lo que respecta a regulación, ¿cómo avanzáis en la adaptación y qué previsiones tenéis en este sentido?

Hay una avalancha regulatoria que está afectando tanto a la infraestructura, como a los miembros, a los bancos, brokers, que están teniendo que adaptarse a una regulación muy detallada y que presiona mucho.

Ha pasado de ser, digamos, una regulación vía directiva comunitaria que adaptaban los países a su realidad principios generales, a una regulación de enorme detalle, que nace desde Bruselas y hay que adaptar línea  a línea, lo que genera costes y cambios que nos están afectando a todos.

Lo más importante que afrontamos este año es la conexión de la parte de liquidación al Banco Central Europeo (BCE), al sistema llamado Target II Securities. Básicamente significa que a partir del 18 de septiembre conectaremos nuestra liquidación, que hoy se hace aquí, al BCE. Y eso es un gran proyecto, que el año pasado tuvo una primera etapa, la reforma de la post-contratación, donde introdujimos clearing, fue una gran tarea. Y esta es la culminación de la misma.

Ese es para nosotros el hito de 2017. Detrás de esto, viene el relicenciamiento de Iberclear como CSD europeo, de nuevo una imposición a todos los CSDs de la región, que hay que vovler a pasar un examen de calidad y regulatorio. Lo haremos hacia finales del año. Eso son los dos grandes desafíos de 2017. Y para 2018, es MiFID II