La economía China ha crecido a un ritmo de dos dígitos en los últimos 5 años* y consecuentemente con el crecimiento económico, los ingresos han aumentado, incrementando la demanda de servicios y bienes de mayor valor. La reciente celebración del año nuevo chino, que tradicionalmente se pasa en familia alrededor de un esplendido banquete, refleja el cambio que ha vivido su país en las últimas décadas. El aumento de la demanda de comidas y bebidas occidentales en China y otras economías emergentes, ha hecho que el índice económico de los precios de la comida haya aumentado en un 75% desde el año 2005. Según las estimaciones, se espera que el consumidor chino que comía en 1985 20 kg de carne coma en este año unos 50 kg**.
De esta manera, economías emergentes como la China son hoy en día extremadamente importantes en el crecimiento global de la economía. Mientras que China lidera el mundo en términos de crecimiento del producto interior bruto, muchos otros mercados emergentes están creciendo rápidamente, como por ejemplo La India, Europa del Este y Sudamérica. Existen cientos de millones de personas en estos países y regiones que se están uniendo al mundo moderno y moviendo la curva del desarrollo global económico. Este concepto, ilustrado en el gráfico, muestra como cuanto más desarrollada es una economía, en mayor medida sus habitantes cambian sus patronos de gastos, que pasan de comida, techo y bienes básicos hacia otros como viajes y ropa de marca. Considero que esto es una fuerte tendencia de crecimiento, que crea un gran potencial de inversión en aquellas compañías con un buen equipo de dirección, con activos sólidos en áreas relacionadas con el consumo. Constellation Brands, por ejemplo, es una compañía norteamericana que ha tenido un rendimiento por debajo de la media en los últimos años. Sin embargo, lo que el mercado no ve es que esta compañía es el mayor productor de vinos del mundo, con algunas marcas muy potentes, y que el consumo de vino esta incrementando globalmente, especialmente en China y en la India. De la misma manera, VF Corp, dedicada al negocio de la ropa de marca norteamericana, ha sido víctima de un sentimiento negativo del inversor en el entorno de los bienes de consumo, mientras las ventas minoristas en EEUU disminuían. No obstante, estoy seguro de que la amplia gama de marcas conocidas de VF (entre las que se encuentran The North Face y Napapijri), es un fuerte activo. Además, el mercado no está valorando la fuerte demanda de estas marcas por parte de los países emergentes. El fabricante de fragancias y sabores Symrise produce ingredientes que se están convirtiendo en partes integrantes del proceso de manufacturación de comida. Symrise es líder tecnológico en el mercado y tiene un importante historial de retorno apoyado por una posición predominante en un mercado consolidado. La compañía está especialmente centrada en el desarrollo de sabores alternativos para la salud. Esta es un área de gran potencial, ya que los consumidores de mercados desarrollados son cada vez más conscientes de la importancia de la salud. De esta manera la rápida industrialización y crecimiento económico de China, India y otros países emergentes, significa que el papel de estos países en la perspectiva de la renta variable global no puede infravalorarse. En efecto, creemos que la exposición a los mercados emergentes de la economía global representará una creciente e importante parte de una cartera diversificada, mientras que parece que las tendencias de consumo global van a mantener la industria primaria y secundaria en los próximos años.