Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la actualidad del mercado europeo y estadounidense.

Han surgido rumores que apuntan a que el Gobierno alemán podría tomar una participación en el Deutsche Bank para rescatarlo. Desde la entidad niegan que necesite un rescate mientras venden su filial de seguros de Reino Unido, pero la clave estará en la multa que reciba de EEUU. ¿Qué futuro predice para el DB?
En absoluto se puede descartar que el Deutsche Bank vaya a ser rescatado por el Gobierno alemán. Lo que descarto es que vaya a quebrar, pues es un banco sistémico, sería un capítulo como el de Lehman Brothers. Por tanto, el banco podría ser rescatado, participar en un proceso de fusión, por ejemplo, con Commerzbank, que pueda ser comprado por un banco mayor o  que haga una ampliación de capital…. Todo va a depebnder del importe de sanción en EEUU; el importe inicial era de 14.000 millones de dólares, pero creo que se quedará muy por debajo de esa cifra, Goldman Sachs ha hablado hoy de entre 3.000 y 8.000 millones y ayer el Departamento de Justicia Norteamericano dijo que los bancos que colaboraran en investigaciones contra fraudes verían reducidas sus sanciones, un mensaje ad hoc para Deutsche Bank.

Hoy se celebrará la reunión de miembros de la OPEP en Argel. Arabia Saudí ha ofrecido reducir su producción a cambio de que Irán congele la suya, pero Teherán no ha aceptado esta condición. ¿Cree que se llegará a algún pacto?
Yo creo que no se va a alcanzar ningún tipo de acuerdo, ni en esta reunión oficiosa, ni en la oficial de noviembre. Siempre los productores están interesados en alimentar la especulación sobre que habrá un posible acuerdo, pero luego hay demasiados intereses cruzados que son insostenibles: un enfrentamiento religioso entre Irán y Arabia Saudí, que el fracking se reactive.
El petróleo se moverá entre los 45 y los 50 dólares, en el caso del Brent el rango más estrecho está entre los 46 y los 48, en los próximos seis meses. Si eventualmente rompe ese rango, habría alguna oportunidad para buscar especulaciones sobre que el petróleo se volviera a meter en este rango.
 
Hillary Clinton salió vencedora del primer debate televisado entre ella y Trump pero, ¿si de aquí a las elecciones Trump cierra el hueco con su competidora, ¿crees que tendrá un impacto negativo en las bolsas?
Está claro que Wall Street va con Clinton. Me sorprendió mucho el movimiento de repunte de los futuros de EEUU en la madrugada del 27 de septiembre y, a su vez, el peso mexicano se apreció. En la medida en que las encuestas electorales de las próximas semanas muestren una ventaja de Clinton, puede sentar bien a las bolsas y, si en algún momento los sondeos apuntan a que Trump recorta distancias, será negativo para Wall Street.
Este catalizador, junto con lo que haga el EURUSD, los bancos europeos y las declaraciones de los miembros de la Fed, van a configurar el escenario en los mercados las próximas semanas.
 
La vicegobernadora del Banco de Inglaterra, Minouche Shafik, ha indicado que el Reino unido podría terminar necesitando una fonda de estímulos. Tras bajar los tipos e implementar el QE, ¿qué más podría hacer el BoE?
Los experimentos que hace el Banco de Japón, de comprar renta variable o poner los tipos nominales en negativo, dudo que pueda darse en Europa y los estímulos posibles podrían ser dar más pasos en bajar los tipos de interés y aumentar el QE.
El impacto del Brexit no se está produciendo en el corto plazo, pero sí en el medio plazo. De hecho, si Standard & Poor’s prevé un decrecimiento de 7 décimas para la eurozona en 2007 y 2018, qué no perderá la economía británica.
 
“Vende en mayo para volver en octubre”. ¿Están los mercados de renta variable para volver ahora?
Iniciamos una corrección el 9 de septiembre a raíz de las declaraciones de Rosegreen de la Fed diciendo que era favorable a subir los tipos de interés. La corrección se canceló la semana pasada tras la reunión de la Fed, que lanzó el mejor mensaje posible para el mercado: no subió tipos de interés, mensaje de fortaleza sobre la economía norteamericana y no endureciendo su mensaje sobre tipos de interés. Tras parar la corrección, nos íbamos a máximos anuales, pero entonces ha pasado lo de Deutsche Bank. Ahora estamos más o menos en la parte intermedia del último rango de movimiento conocido, entre los mínimos del 16 de septiembre y los máximos anuales. Yo vigilaría los 8.600 puntos del Ibex, los 10.250 del DAX y los 2.120 del S&P 500. Si pierden estos niveles, confirmaríamos un escenario correctivo y se irían más abajo pero, yendo más abajo entraría en el mercado de cara a final de año. En cambio, si superan máximos anuales, no entraría, pues no veo mucho recorrido por encima de los 9.000 puntos del Ibex 35, de los 10.800 del DAX o de los 2.190 del S&P 500.