A pesar de ello, vivimos un momento muy difícil para la deuda gubernamental y en general para la renta fija dónde existen muy pocas rentabilidades en el momento actual. Tienes que asumir riesgos tanto de duración como calidad crediticia.

En Europa, ¿es la ampliación de los spreads el primer paso a la normalización o una oportunidad de entrada?

Exactamente la ampliación de spreads lo veo como un primer paso hacia la normalización. Las expectativas que hay sobre la renta fija europea o bonos del gobierno, en principio con las noticias que tenemos de los Bancos Centrales, concretamente del BCE, de que estamos saliendo de un período de políticas extraordinariamente laxas a la hora de facilidad monetaria, en el cual hemos tenido el Quantitative Easing, en el que el BCE llegó a estar comprando hasta 80.000 millones de euros mensuales entre gobiernos, agencias y bonos corporativos. De esa estrategia que llegó a ser de 80.000 millones, y ahora estamos en  30.000, a partir de septiembre ya ha dado las directrices para decir que ser va a acabar ya para diciembre.

Ese es el primer paso para que venga lo que tiene que venir después en una normalización, que es subida de tipos de interés y resto de pasos para llevar a una normalización de la situación al final y salida de estas medidas extraordinarias de ayuda a la economía.

¿La corrección actual del a renta fija emergente ofrece rentabilidades?

Es cierto que las políticas monetarias suelen ser divergentes según la jurisdicción, pero en esta ocasión se están poniendo un poco todas de acuerdo. Se pusieron de acuerdo a la hora de introducir estímulos monetarios y ahora se están poniendo de acuerdo a la hora de salir de los propios estímulos.

¿Cómo puede afectar esto a los países emergentes? En principio había dudas y temor de que los países emergentes habían siendo captadores netos de capitales ya que han ido cogiendo el dinero que salía de economías como la americana, principalmente, para también europeas y de otras jurisdicciones que se veían obligados a buscar zonas de crecimiento y con unos tipos de interés más atractivos. Ahora se está viendo que las economías emergentes, sobre las que antes había mucho miedo porque en las anteriores crisis se había visto que no había habido una base sólida del crecimiento de esas economías -simplemente se basaban en crédito-, en esta ocasión no es así, sino que las economías están muchos más equilibradas, no están tan apalancadas y al menos de momento lo que se está viendo es que las economías emergentes están aguantando bastante bien el impacto.

Por otro lado, siguen siendo economías con buenas tasas de crecimiento y economías con unos tipos de interés que son bastante superiores a otro tipo de economías. Con lo cual, en principio, no se espera que vaya a haber una debacle como si ha podido ser en anteriores crisis.

Para los inversores de bonos soberanos ¿Cuándo volverán a presentar atractivo?

Los Gobiernos soberanos al final son la base y el espejo en el cual nos miramos todos. A la hora de un bono corporativo miramos como está el soberano, que en principio es lo que llamamos el activo sin riesgo. No creo que haya que olvidarse del activo soberano para nada, pero sí que es cierto que está bastante afectado por tensiones geopolíticas. Por ejemplo, la guerra de aranceles entre EEUU y China nos puede llevar a cambios en nuestras expectativas de crecimiento y de inflación, eso sí que nos va a llevar un efecto a los bonos soberanos. En principio, en casos de tensión geopolíticos los bonos soberanos europeos o de países desarrollados se ven más afectados por esta segunda derivada. A China seguramente le afecte más, pero los bonos soberanos chinos no es una cosa que se negocie mucho en mercado, está más encapsulada más dentro de la propia China. Si hablamos a nivel europeo o americano te viene por el lado del crecimiento, que seguramente si llegamos a un acuerdo entre Trump y Europa no debiera de afectar demasiado.

En cuanto a la deuda corporativa, ¿qué puntos hay que tener en cuenta en estos momentos para hacer una buena selección?

En la deuda corporativa siempre ha habido que hacer una selección, conocer muy bien los nombres. Ahora tenemos que tener en cuenta si terminan poniendo aranceles en la aceituna negro desde luego comprar una empresa que se dedica a exportar aceituna negras no parece la mejor opción.

La manera de seleccionar primero quizás por áreas geográficas, que economía está más enfocada a la exportación y cuáles no, y de esta manera vamos a ir bajando un poquito hasta ir nombre a nombre la compañía. Hay compañías que son muy rentables y son óptimas para el inversor, y otras que no lo son tanto. En este momento, venimos de una reducción por el tema del QE y de todas las medidas monetarias en las cuales ha habido una reducción notable de los tipos de interés y de los diferenciales que se exigían a los fondos corporativos, y ahora hay que hacer un análisis muy menuda para ver cuál es la que tiene valor y cuál no. Evidentemente todas estas medidas de proteccionismo afectarán más a aquellas que están enfocadas a venta al exterior. Por ejemplo, recientemente hemos visto como los bonos de automóviles sufrían bastante por la aplicación de una tasa a las importaciones de coches no americanos. En el momento en que eso se quedó en olvido, volvieron a recuperar niveles. Hay que tener cuidado con esas cosas.  

¿Está la deuda subordinada bancaria a buen precio para entrar a 3-5 años?

La deuda subordinada bancaria como todo ha sufrido un estrechamiento grande de diferenciales. Como todo tienes que hacer un análisis muy fundamental y ver en qué entidad financiera te metes, los fundamentales y los ratios. Luego dentro de todo eso hay que ver que escalón de subordinación estamos adquiriendo. Sabemos que hay dos escalones y el tercero que son los “senior non prefer” (bonos senior que están subordinados a los depositarios). Hay que ver en qué escalón de subordinación estas y ver también un poco el escalado, es decir, tenemos regulación antigua, nueva; los que son los llamados “all styles” son subordinados que se supone que van a amortizar en breve, son bastante interesante para poder comprar porque ofrecen diferenciales altos a un corto espacio de tiempo. Sin embargo si nos vamos a las regulaciones más novedosas tenemos que mirar a que niveles de capital entra en función la subordinación.

Hay que hacer un análisis muy pormenorizado para saber donde nos metemos y una vez hecho ese análisis y vemos que el banco es de buena calidad, de regulaciones antiguas con un vencimiento próximo o que tienen un “triguer” -que es el punto de entrada en la subordinación- bajo, pues podemos estar más cómodos. Si tenemos un punto de entrada más alto con regulación nueva, con lo que tienes un vencimiento más alargado, hay que tener mucho cuidado. Y luego ver que el diferencial por asumir ese riesgo te compensa, porque no hay que olvidarse que cuando estás en bonos subordinado es porque estás asumiendo un riesgo.  

¿Hay rentabilidades a día de hoy en la renta fija?

Pocas. Hay rentabilidades pero nos tenemos que ir a plazos más largos, a escalones de deudas más bajas y ahí nos encontramos algo de rentabilidad. Pero rentabilidad de lo que nosotros queremos que son bonos cortitos y con buena calidad crediticia no hay. De 5 trillions de bonos emitidos había como 2 en negativo. Tienes rentabilidades pero tienes que asumir riesgos tanto de duración como calidad crediticia.

Un consejo para los que les guste invertir en renta fija

La renta fija de fija tiene el nombre porque tiene más o menos la misma volatilidad que la renta variable. Fijo es si compras un bono hoy y lo mantienes a vencimiento, siempre que no te haga “default” te vas a llevar esa rentabilidad. Es decir, no tener prisas, la renta fija no es para hacer trading porque los costes de entrada y salida de renta fija son más altos que los de renta variable. Si compras un bono estudiar que bono te estas comprando, que compañía, y que estructura tiene: si es subordinado o no, tipo de subordinación y que garantías tiene en caso de ser un bono con garantías.