Joohee An, responsable del fondo Mirae Asset Global Discovery Fund, explica cuál es la situación de la región de Asia y qué oportunidades hay en ella.
¿Cuál es su visión para la renta variable asiática con el entorno actual que vivimos en este momento? ¿Cómo cree que debemos combatir y hacer nuestra estrategia en este entorno?

Aunque vimos una alta volatilidad durante la devaluación del renminbi en agosto, creemos que es otro de los muchos procesos de liberalización, por lo que no creemos que haya un gran riesgo u otras incertidumbres de esta nueva transición económica en China. Por ello, somos muy positivos con este nuevo desarrollo de la economía china y de otras, como la economía india u otras economías asiáticas. Creo que, especialmente en China ahora, nos encontramos en un punto de inflexión entre la última y la próxima década. Si bien en la década anterior todo giraba en torno a las exportaciones y la inversión, en la próxima todo girará en torno al consumo. Por lo que, siempre que puedas estar en las compañías que se está beneficiando de este crecimiento en el consumo, creemos que esta volatilidad puede ser un buen momento de entrada.

¿Cree que debemos estar preparados para otro episodio de volatilidad o de alta volatilidad comparado con el que sufrimos en el mercado chino este verano?

Como he mencionado antes, esto fue consecuencia de la devaluación del renminbi, que creo que es otro de los muchos procesos de liberalización, por lo que actualmente no estamos muy preocupados por la situación económica china. No obstante, un posible motivo de volatilidad futura sería la subida de tipos de la Fed, pero aun así realmente no nos preocupa un impacto en ingresos o impactos financieros o estructurales en los mercados emergentes puesto que la subida de tipos de la Fed ha sido muy bien comunicada. Los mercados emergentes y todas sus grandes compañías se han estado preparando para ese momento y es por eso por lo que creo que, a pesar de que viviremos un breve periodo de volatilidad motivado por esta acción, creo que el impacto será mucho más limitado desde el punto de vista de los fundamentales.

¿Actualmente invierten en China? Si es así, ¿en qué sectores invierten ahora mismo?

Sí, invertimos en China. Los sectores en los que soy positiva son normalmente una nueva economía como Internet, ecommerce, sanidad o los seguros, porque, como ya dije, China se encuentra ahora en un punto de inflexión entre la última década y la próxima. Incluso en el área de consumo, estoy más centrada en las nuevas compañías que en las tradicionales áreas de consumo (centros comerciales, etc…). Si analizas el comportamiento de los consumidores asiáticos, incluso de los consumidores chinos, ves que está cambiando realmente rápido, especialmente debido al uso de nuevas tecnologías como los smartphones. Por ejemplo, aunque vayan a centros comerciales para probar directamente los productos, muchos lo compran a través de internet. Por ejemplo, ahora podemos encontrar compañías de otros sectores que se benefician del crecimiento del consumo. Y es esto en lo que estoy positiva.

¿Qué piensas sobre India? A muchos inversores les gusta este país en este momento, ¿Le gusta India para invertir en este momento?

Por supuesto, India tiene un gran potencial, como el de China. Por tanto, a largo plazo soy muy positiva con India. No obstante, viendo el ritmo de los cambios que están teniendo lugar con los nuevos líderes y políticas del país, creo que tendremos que darles más tiempo para desarrollar ese cambio. India es una sociedad y una economía bastante compleja, incluso comparada con China. Y creo que en este momento hay muchos inversores esperando demasiado del ritmo de cambios. Desde el punto de vista de los fundamentales soy positiva con India, pero en mi cartera me centro en compañías con una visibilidad de resultados más elevada y no tanto en aquellas empresas que puedan beneficiarse de los cambios políticos.

¿En qué tipo de sectores se fijan en India?

Soy muy positiva con el sector salud, hospitales o compañías farmacéuticas. Son empresas muy competitivas en comparación con otras firmas globales. También me gustan valores de consumo de bienes primarios (consumer staples). Por tanto, mi cartera en India es muy diferente a la de China. En India todavía hay mucho por hacer en estos sectores, mientras que en China me gustan más aquellos valores que podrían catalogarse en un segundo nivel de consumo, como turismo o internet, pero en India estoy más centrada en consumo de bienes primarios.

¿Qué países evitaría a la hora de invertir en Asia?

La verdad es que no soy un inversor top-down, que haga una asignación de activos por países. Me gusta más hacer stock-picking. Por tanto, si encuentro una buena compañía con un crecimiento sostenible de sus resultados y de alta calidad, realmente no intento evitar países. Sin embargo, como resultado de esta selección de activos, en este momento estamos infraponderados en Singapur, Malasia o Corea. Pero sólo como resultado de esa selección de valores. Ahora estoy más positiva con el crecimiento del consumo en Asia, más que con las exportaciones o la inversión. Por tanto, en este área tan relacionada con los mercados desarrollados, encuentro menos compañías en las que invertir.

La caída del precio del petróleo no sólo ha afectado a China, sino también a otros productores de los mercados emergentes y Asia. ¿Cree que esto ya ha sido descontado por los mercados o el precio de las materias primas podría haber más caídas?

La verdad es que la caída de las materias primas es positivo para el comportamiento del consumo en Asia. La mayoría de los países asiáticos se están beneficiando de ello, excepto Indonesia, donde el efecto es más dudoso, pero si miras a otros países asiáticos, la mayoría se están beneficiando de ello, porque son importadores netos de materias primas. Por tanto, creo que tanto el gobierno chino como el indio, cuando decidan cambiar los motores de su crecimiento económico, y ahora estamos en un punto de inflexión, podrían encontrar en ello un colchón para realizar este cambio en términos de ingresos fiscales. Por tanto, creo que beneficia a los países asiáticos.