Juan Andrés Romero, presidente de Clerhp, lleva a cabo una reflexión sobre el sector, la compañía y hacia dónde están dirigidos sus próximos pasos de expansión.

Como ha afirmado en alguna ocasión Duilho Laviola, el filósofo brasileño especialista en gestión de negocios, “un gran empresario tiene tres pilares como soportes de sus proyectos: conocimientos, ganancia y ganancias”. Un esquema que Clerhp comparte rotundamente porque, en parte, refiere a su razón de ser más primitiva, que es la creación de valor para con sus clientes, sus empleados, la sociedad y los inversores, a través de un modelo de negocio contrastado y rentable.

Fiel a esta teoría, con amplia experiencia y un know-how adquirido gracias al importante ‘boom’ inmobiliario vivido en España durante los años 90, y tras haber depurado los excesos acumulados en el sector en todo este tiempo, Clerhp se ha convertido en una compañía con amplitud de miras, cimentada en un crecimiento sólido y renovado desde el punto de vista económico y financiero.

Ahorro de tiempo y de producción

En este sentido, Clerhp ha reducido el número de agentes presentes en el proceso de construcción de una estructura, englobando la ingeniería y la construcción en un solo agente, lo que le permite ofrecer proyectos llave en mano de diseño, cálculo y construcción de estructuras de todo tipo de edificios de una forma muy competitiva, ya que al estar presente desde el inicio del proceso puede aportar soluciones técnicas que suponen ahorros de tiempo y de costes relacionados con las cuantías de materiales y las dificultades de ejecución.

Toda esta actividad es dirigida por un grupo de profesionales altamente cualificados que en su filosofía de crecimiento incorporan valores como la formación y la mejora continua de procesos, en un afán de mantener y obtener las mejores técnicas de diseño, cálculo, construcción y gestión que redunden en la creación de valor para clientes, empleados y accionistas.

 

 

En este afán de mejora y crecimiento, la compañía ha encontrado en Latinoamérica un mercado estratégico para el desarrollo de su negocio. Por un lado, por el drama vivido en España en el sector de la construcción que ha obligado a poner la mirada en el exterior y también por la particular pirámide poblacional iberoamericana. Y es que, al contrario de Europa, con una sociedad más joven y no tan envejecida, las necesidades de nuevas construcciones son flagrantes, así como las oportunidades de llevar allí su especialidad en estructuras de gran altura y grandes complejos hoteleros y residenciales.

En este contexto, Clerhp ha ideado un plan de expansión muy efectivo que consiste en abrir mercados poniendo la primera piedra en pequeñas ciudades, de entre 1 y 2,5 millones de habitantes, como Santa Cruz de la Sierra y La Paz en Bolivia. Se trata de un proceso gradual y eficiente que le permite posicionarse allí de manera significativa a corto plazo, para posteriormente poder dar el salto a grandes urbes.

Aumento del número de mercados

Sin embargo, aunque el grupo posee filiales internacionales en Bolivia, Paraguay y Brasil, los servicios de ingeniería se realizan en España, generando así economías de escala a medida que expande sus horizontes hacia nuevos mercados. De esta manera, los proyectos están también centralizados, siempre bajo la supervisión directa de la matriz, lo que garantiza un proceso estandarizado y certificado con el sello de calidad ISO 9001 en diseño, cálculo y construcción de estructuras de hormigón. Gracias a este sistema, el peso de los costes generales va reduciendo a medida que aumenta el número de mercados permitiendo a la compañía obtener mayores beneficios o ser más competitivo en los mercados y proyectos que lo requieran.

El modelo financiero del grupo también está pensado para mitigar los riesgos, ya que solo factura por los servicios que presta, sin incurrir en provisión de otros materiales y equipos. Esto le permite generar alianzas con otros proveedores aumentando la eficiencia comercial de ambos.

Mayor visibilidad de la empresa

Asimismo, la reciente salida a bolsa en marzo de 2016 se ha convertido en el mejor DNI de Clerhp, ya que cotizar en el MAB no sólo abre puertas a la financiación alternativa, sino que supone una plataforma idónea para dar mayor visibilidad a la empresa, pues la posiciona en una situación ventajosa a la hora de relacionarse con posibles clientes, instituciones y otros agentes del mercado, ante los cuales Clerhp siempre responde.

Además de ser una cotizada, Clerhp, también realiza un proceso de innovación constante bajo el firme compromiso de generar valor para clientes e inversores. Y es aquí donde la I+D+i es fundamental. En esta línea de desarrollo Clerhp se implica directamente en aportar soluciones para zonas altamente golpeadas por inclemencias de la naturaleza como huracanes y sismos.

En definitiva, Clerhp, con una visión centrada en incrementar la eficiencia y minimizar los riesgos, ha propiciado un modelo de negocio contrastado, que ofrece rentabilidad desde 2013. Solo en cuatro años (2012-2016) el grupo ha conseguido multiplicar sus ventas por ocho, pasando de facturar algo más de 600.000 euros en 2012, a 4,9 millones el pasado año. Asimismo, una amplia obra en cartera que supera los 11 millones de euros a día de hoy, –y que se incrementará con total seguridad en los próximos meses–, garantiza un potencial crecimiento de cara a los próximos años.

Conoce más sobre la compañía en el especial de Estrategias de Inversión