La compañía de construcción nació prácticamente internacionalizada dando sus primeros pasos al otro lado del Atlántico. El presidente de Clerhp, Juan Andrés Romero, explica a Estrategias de Inversión que en Europa existe una mayor rigidez a la hora de apostar por construcciones innovadoras y diferentes.

Una cartera de proyectos que garantiza el crecimiento futuro

“Nunca invierta en negocios que no pueda entender”. La frase de Warren Buffet podría concebirse como una de nuestras principales bazas de cara a los inversores, ya que hemos cimentado un modelo entendible, descifrable, comprensible y renovado desde un punto de vista económico, tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Ese “boom” trajo de la mano múltiples excesos en el desarrollo de las obras, que precisamente hemos querido depurar en nuestro modelo de negocio.

Clerhp está especializada en el diseño, cálculo, ejecución y asistencia técnica de estructuras de hormigón armado. Y al tener presencia en toda la cadena de valor, acortamos y simplificamos la relación entre los diferentes actores, disminuyendo el número de intermediarios, ahorrando tiempo y reduciendo costes.

Arquitectos, ingenieros y profesionales del sector forjados en los años de crecimiento inmobiliario en España trabajamos en Clerhp de la mano y con unos estándares de coordinación que redundan en eficacia y agilidad en todo el proceso. Estamos centrados, principalmente, en proyectos singulares, como las estructuras de gran altura o los complejos hoteleros y residenciales.

Somos una ingeniería de altura que busca marcar la diferencia, potenciando las economías de escala en toda la cadena de valor. Aunque nuestro modus operandi se base en la estandarización de proyectos, cada uno se desarrolla de forma individual y tiene sus propias particularidades.

Nuestro modelo financiero está totalmente orientado hacia la reducción de riesgos frente a los impagos. Así, únicamente facturamos por los servicios que prestamos, de manera que es el cliente el que adquiere el compromiso con los proveedores, quienes deciden el nivel de crédito que concederán.

Una cartera de proyectos de 7,5 millones

En el sector de la ingeniería y de la construcción, como en tantos otros sectores, es difícil predecir el futuro para anticiparnos en la toma de decisiones. Las empresas nos movemos según la coyuntura económica. Y aunque no podamos saber qué ocurrirá de aquí a 10 años, por ejemplo, sí es posible hacernos una idea de cómo discurrirá el negocio en un plazo de tiempo más corto gracias a los proyectos firmados, que se han convertido en nuestra arma fundamental para garantizar el crecimiento futuro. Y es que, a día de hoy, nuestra obra en cartera asciende hasta los 7,5 millones de euros para desarrollar proyectos durante este año y el próximo.

El potencial de crecimiento que presentamos de cara a los próximos años es prometedor. Y los datos lo corroboran. Clerhp cerró el pasado año con una facturación global consolidada de 5 millones de euros, y los proyectos firmados hasta la fecha superan en 2,5 millones esa cifra. Además, en este periodo de tiempo podrían firmarse nuevos contratos, muchos de los cuales ya se encuentran en fase de negociación.

 

 

La diversificación geográfica

Al margen de un depurado modelo de negocio, otro pilar de vital importancia para nuestra estrategia es la diversificación geográfica. Tenemos el departamento técnico centralizado en España, desde el que ofrecemos servicio a todas nuestras filiales, lo que permite generar grandes economías de escala a medida que se van abriendo nuevos mercados, de manera que los proyectos están siempre bajo la supervisión directa de la matriz, por lo que nuestro modelo replica el de las franquicias para evitar errores y garantizar el éxito.

Podemos decir que Clerhp nació prácticamente internacionalizada, dando sus primeros pasos al otro lado del Atlántico. Poco a poco, sin hacer mucho ruido, hemos logrado hacernos un nombre en países como Bolivia y Paraguay, nuestros dos mercados de referencia, donde ahora la mayor parte de los proyectos que se levantan pasan por nuestras oficinas.

La ingeniería de altura tiene más adeptos en Latinoamérica que en Europa, donde hemos percibido una mayor rigidez a la hora de apostar por construcciones innovadoras y diferentes. Y es que la sociedad latinoamericana requiere del levantamiento de edificios con cierta urgencia para satisfacer los requerimientos de una pirámide de población inversa a la europea.

Latinoamérica, asimismo, podría suponer una fuente inagotable de oportunidades de negocio. Sobre todo, teniendo en cuenta que nos encontramos inmersos en el diseño de un sistema que permitirá eliminar deficiencias en las estructuras ubicadas en zonas sísmicas y que podría propiciar nuestro aterrizaje en mercados que presentan un alto riesgo sísmico, como muchos de los enclavados en América Latina.

Más información