Estamos entre medias de dos reuniones de los bancos centrales. La semana pasada el BCE y esta semana la FED. Vamos a hablar de todo ello y del impacto que puede tener en el mercado de divisas con Raúl Álvaro, ejecutivo de ventas de iBroker.

Hemos visto al euro-dólar reaccionar a la baja tras la reunión del BCE en el que dijo que reduciría los estímulos que inyecta mensualmente a la mitad. El euro cotizando en torno a 1,16 dólares aproximadamente. ¿Qué previsión tiene para el par?

Habría que analizar individualmente cada una. En el euro estamos viendo que ha podido afectarle el riesgo político en Cataluña y la verdad que el principal catalizador ha sido el BCE y las decisiones sobre política monetaria. Reducir estímulos en 30.000 millones hasta septiembre de 2018 creemos que finalmente será ampliado como mínimos hasta diciembre sobre todo porque estamos viendo que las presiones inflacionistas no están donde deberían estar. El subyacente está por debajo del 2%, el alemán está por debajo de las expectativas y con esto no hay necesidad de forzar. De hecho, de hacerlo de otra manera supondría un repunte en las primas de riesgo de la periferia y no creo que sea conveniente.

Por la parte del dólar, esta semana hay muchos catalizadores importantes. Tenemos las injerencias que ha habido con el jefe de la campaña de Donald Trump pero sobre todo la reunión de política monetaria, que descuenta un 90% la subida de tipos en diciembre y lo que sí puede dar información sea la reducción de balance. Esperemos que se pronuncien  sobre quién tomará el mando de la FED, que será Jerome Powell que es continuista con la política de Yellen y Bernanke. Parece ser que la reforma fiscal de Trump saldrá adelante y por último los datos de empleo, que tienen tanta importancia porque son bastante optimistas con el número de empleos que se han creado y porque el nivel de empleo en septiembre estaba sesgado por el tema de huracanes. Es importante este dato.

Con todo esto, la verdad que es interesante el gráfico porque si vemos las palabras de Draghi vemos una vela envolvente bajista en gráfico diario con bastante potencial que muestra soportes importantes como 1,173 o 1.166 e incluso la media móvil de 100 sesiones y vemos un hombro-cabeza-hombro pero además duplicado con un potencial de 1,15 y otro que sería 1,13 que está claro que es la resistencia anterior que tenía el par de divisas. Y luego, si vemos la correlación con el dólar Index, tiene una figura devuelta que ha roto resistencia en 94 puntos con potencial hasta los 96. Ambos indicadores de que podemos ver el par en 1,15.

Hemos visto los condicionantes que pueden afectar al euro pero, si nos quedamos con la libra, todavía no tenemos ningún detalle sobre el Brexit. ¿Cuál es la situación de la libra?

El Banco Central de Inglaterra es el que más incertidumbre deja porque vamos a ver si es capaz de subir tipos después de diez años y por fin empieza a normalizar su política monetaria y sube un cuarto de punto. De no hacerlo, será demorar lo inevitable porque según los resultados que estamos viendo hay bastante argumentos a favor: la inflación ha subido al 3%, hemos visto la tasa de desempleo en niveles más bajos desde 1935, hemos visto que el crecimiento del tercer trimestre que ha sido positivo y quizás, el punto más débil que podrían ser los salarios, no es un buen dato pero tampoco catastróficos. Alicientes que invitan a subir, como mínimo, un cuarto de punto los tipos.

Pero también hay argumentos en contra: está claro que Carney no es un halcón a la hora de tomar decisiones sobre su política monetaria, dentro del propio banco central hay personas con derecho a voto que están a favor de Carney y si tiene sentido que la inflación que hay ahora es provocada por el Brexit y es algo temporal, quizás sea otro motivo de peso para no subirlos. En cualquier caso, esta incertidumbre se está trasladando al precio. Vemos que hay una pauta triangular, se está comprimiendo más y nos indica lo mismo, la lucha de alcistas y bajistas. De romper al alza, en la libra –dólar podríamos ver niveles de 1,35 y de romper a la baja, en 1,28. En el euro libra, está testeando el soporte 0,88 de romperlo se irá a 0,86.

Hoy hemos tenido reunión del Banco de Japón que reduce su previsión de inflación para este año y deja intacta su política monetaria.  ¿Qué impacto puede tener esto sobre el Yen?

Creo que la debilidad del yen no ha sido tanto por la reunión del BOJ sino por la elección de Shinzo Abe y lo que trae consigo, que son medidas de flexibilización del parlamento y creo que modificará la carta magna para potencial el ejército. Pero en cualquier caso trae consigo que Kuroda pueda ser elegido y creo que la reunión de hoy estaba en consonancia de lo esperado. Y luego los itpos los ha dejado estables y las previsiones de crecimiento han sido positivas pero la inflación volvemos a tener previsión negativa en el siguiente trimestre fiscal. En cuanto al yen se está apreciando frente al dólar y vemos que sigue igual, en un rango lateral entre 114-50-115 dólares, lleva así desde marzo y hasta que no rompa esa resistencia no veremos que haya presión alcista.

¿Qué es lo que está pasando en el dólar neozelandés y en el australiano?

Se están moviendo todas las divisas. Se han debilitando por causas muy diferentes. Sobre la divisa neozelandesa pesa que se ha formado gobierno después la incertidumbre para ver quién iba a gobernar y tampoco los datos económicos que están surgiendo son positivos. El gráfico muestra que desde mínimos ha retrocedido el 38,2%, que era el soporte clave y todavía hay perspectivas de que siga siendo bajista.

En el dólar australiano se ha visto afectado por unas menores previsiones de crecimiento y esto hace que haya caído a 0,76 y es algo que le viene bien a la economía australiana pues un dólar fuerte les estaba perjudicando.