Como cada mes, Robert Casajuana, recibe al equipo de Estrategias de inversión para hablar de la situación del mercado y dónde ve las oportunidades en este momento. 

¿Qué catalizadores ve para el mercado a corto plazo?

Lo que necesitamos para cerrar el año correctamente es consolidar la estabilidad. No creo que haya grandes catalizadores para  grandes subidas y sobre todo lo que necesitamos es estabilidad en cuanto temas geopolíticos, como puede ser el conflicto con Cataluña, en la Eurozona que los datos macro continúen con la fortaleza tan interesante que muestran y en EEUU ver también si tenemos o no esta última subida de tipos en diciembre. No esperaría  grandes cambios y creo que la mayoría de gestores de fondos intentará trasladar que la foto que tenemos hoy de los mercados se mantenga en esa línea hasta final de año.

¿Cree que Jerome Powell al frente de la FED seguirá el camino trazado ahora por Yellen?

Seguirá la misma política monetaria de Yellen, es continuista, pero si cabe hay un tema más positivo y es que Goldman Sachs y los grandes bancos de Wall Street le dan todo su apoyo, y esto siempre es más positivo y hace el trabajo más sencillo. También es interesante que este nuevo presidente de la FED tiene un perfil más práctico y de mercados, que un perfil académicos. No olvidemos que es un perfil de exbanquero de inversión, es un señor que estaba en Carlyle y le dará el toque práctico de empresa privada – al estilo Macron – pero no quiere decir que cancele la ley de regulación bancaria que se instaló después de 2008 como la Dodd Frank. Obviamente creo que no endurecerá las regulaciones bancarias pero sin pasarse. No creo que sea un tiburón de Wall Street y que vaya a desregularlo todo.  

El FT-100 es el índice europeo que menos se revaloriza en el año, ¿lo ve como oportunidad?

El FT-100 y la economía de Reino Unido en general es una incógnita grande. Debido al Brexit, a las negociaciones y a la erosión que esto está generando dentro de las filas del partido conservador, creo que el FT-100 más que nunca está muy contaminado por el tema político más que por el tema económico. Si nos fijamos en este último, la respuesta sería un sí muy claro porque estamos hablando de un índice que solo ha subido alrededor de un 3.5% en lo que va de año y se ha quedado retrasado de otros índices y si miramos al aspecto macro podemos ver que la inflación ronda el 3%, desempleo está en el 4,3% , trimestre a trimestre ha ido bajando a pesar de los augurios catastrofistas que había, el crecimiento está entre el 1,5-1,6% con lo que la economía británica funciona bien y para mí el dato importante que nos permitiría entrar en este índice es la política monetaria. Sabemos que Carney tuvo que bajar tipos para apoyar a los mercados británicos, inyectó mucha liquidez al sistema y ahora se ha permitido tras una década subir los tipos de interés. Esto sin olvidar que el BoE continúa con una QE. Con lo que si a nivel político no hay problema grande y caos a nivel de gobierno, que por el momento no son fáciles, sería un índice en el que entraría. Porque además Nos permite descorrelacionarnos de los índices típicos de la Zona Euro.

El Ibex lleva todo el mes cayendo pese a la menor volatilidad que llega de Cataluña, ¿es momento de comprar bolsa española?¿Qué compraría?

En el Ibex35 es cierto que se está notando más la descorrelación debido al procés respecto a otras bolsas europeas. Tanto es así que en lo que llevamos del año el Ibex está alrededor de un 7% de subida. Pero separaría las compañías del mercado que tienen una exposición más doméstica de las que tienen una internacionalización mucho mayor. Creo que tejemos elecciones de diciembre, se ha atemperado la tensión o los problemas que teníamos debido al 155 peor me da la sensación de que después de estas elecciones todo el mundo piensa que todo irá bien. Yo no lo tengo tan claro porque si sale el bloque constitucionalista tenemos un escenario, si sale el independentista y continúa con la idea del referéndum pactado, puede ser que Europa pacte, hay muchas dudas.

Esto es como las muñecas rusas. Con lo cual, creo que es importante – y por eso mi apuesta siguen siendo compañías internacionales –  mirar una compañía que en 2016 la vi como oportunidad, que es Fluidra , que  fue un gran acierto ponerla en las carteras porque ha subido casi un 200% desde ese momento. Y además lo hace sin ser un valor chicharro, una subida continua y el colofón ha sido el acuerdo que ha tenido con Zodiac, con lo que pasa a datos espectaculares: 1.300 millones de euros, Ebitda combinado 210 millones de euros y la familia fundadora continúa controlando un 30% de la sociedad y Zodiac un 42%. Esta compañía, que además continúa con su base en Sabadell, con esta internacionalización que es más clara sobre todo con Zodiac, a pesar de la espectacular subida que ha tenido, creo que aún tiene recorrido porque es la típica compañía que tenía valor intrínseco por encima del valor de bolsa.

El comportamiento estacional de los mercados en el último trimestre del año, ¿animará a los principales índices al alza en este cierre de año?

Creo que el factor estacional o el clásico rally hay que separarlo por áreas. En el mercado americano, tenemos más riesgo de perder fuerzas que de grandes subidas porque si vemos los beneficios operativos de las compañías americanas comparadas con el nivel pre-crisis, están en esos niveles o por encima. Creo que si hay algún tipo de corrección en los mercados, quizás el americano tiene más posibilidades. En Europa, donde el beneficio todavía tiene un gap respecto a los niveles previos a 2008, las solidez de la economía europea es un hecho, la política monetaria expansiva del BCE se está notando en los mercados, la banca se ha  saneado mucho pero creo que Europa quizás tenga una subida interesante hacia finales de año. Lo que es básico de cara a finales de año sería continuar con una idea que llevo repitiendo en estas entrevistas, que es la descorrelación. Seguir con exposición a mercados escandinavos, Suiza, que se aleja de los problemas políticos de la Eurozona, y la apuesta más clara para finales de año sería Japón, que nos puede dar esa alegría que en EEUU está más complicada.