Como cada año, Estrategias de inversión celebra en Barcelona el Fund Day un espacio en el se juntan gestoras, distribuidoras e inversores con el objetivo de ver dónde y en qué activos está la recomendación en próximos meses. Fidelity, M&G, Selfbank, Schroders y Vontobel dan sus estrategias de inversión para próximos meses. 
 

Detrás de cada inversor hay un ahorrador. Francisco Marín, Presidente del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España fue el encargado de abrir el evento hablando de que el problema que hay entre inversores y ahorradores es de confianza. En 2013 bullía sobre la mesa el tema de las preferentes, swaps, gestión activa… Por entonces, hablábamos de que los ahorradores en este país tenían un grave problema de cultura financiera, la gente no tiene claros los objetivos de su ahorro – en España se ahorra mucho pero se ahorra mal – y además hay un problema de que en España no se planifica el ahorro. En la otra parte, la del asesor, hay que plantearse que se le pedía a las entidades una actitud ética, que equivale a transparencia. Además está el tema de la formación de la persona que venta y la profesionalidad. El asesoramiento no es una mera actividad de formalizar un préstamo, trabaja con el ahorro del cliente y éste cuenta con el ahorro del cliente.

Tres años después podemos decir que las cosas están empezando a cambiar. Mifid2 amplía los requisitos de formación al cliente. Se entrará en la acotación del conflicto de intereses. Cuando tenemos delante un asesor independiente hay que entender que este asesor no cobrará ningún tipo de comisión y nos ofrecerá una arquitectura abierta de cualquier fondo que cuadre en nuestra definición como usuario. Si la idea que existe en Europa del asesoramiento llega a su fin, piensen que si alguno invierte en un producto y esa asesorado por una persona que no puede acreditar el conocimiento de ese producto, si pierdo dinero puedo ir a la entidad y solicitar que me devuelvan el dinero. ¿Se imaginan lo que puede ser eso?  Por eso las entidades solicitan como plazo hasta 2018  porque tienen mucho que hacer.  Ese es el tema que se puede regular, las entidades. Pero luego está la parte del ahorrador/inversor , que tendrá que formarse para poder tener una mejor planificación del ahorro y una mejor capacidad de decisión a la hora de elegir sobre un producto.

Fund Day Barcelona

De izda a dcha:
Alicia García (M&G), Ricardo Comín (Vontobel), Cristina Martínez (Selfbank), Silvia Morcillo(Ei), Inés del Molino (Schroders), Martina Álvarez (Fidelity) y Francisco Marín (EFPA España)

Subidas de tipos en EEUU ¿sí o no? Los expertos reconocen que sí habrá subidas de tipos este año aunque no serán tan agresivas como se estaba descontando el año pasado. Todo a razón de unos datos de consumo “que sorprenderán positivamente porque el sector inmobiliario ha recuperado, los datos de empleo son buenos y además está el tema del petróleo, que el año pasado no sorprendió porque fue a ahorro en vez de a consumo pero ahora el consumidor americano es consciente de que el crudo seguirá bajo y destinará el dinero a consumir”, reconoce Martina Álvarez, directora de cuentas de Fidelity. (Entrevista sobre el Fidelity Global Dividend)  Los expertos reconocen que sí, que habrá subidas, aunque “será más lento del que hemos visto anteriormente porque la inflación será más lenta”, reconoce Ricardo Comín, director en España de Vontobel quien cree que habrá una subida en verano y, depende de cómo vaya la situación, veremos la segunda.
 
“La FED lo que hace es amagar pero no dar”
 
Para M&G la economía americana está funcionando y hay un dato, como es la inflación, al que no se está dando la importancia que tiene.  “En octubre de 2015 estaba en el 0,1%, el gasto en consumo personal estaba en el 0,2%. Hace tres meses, la inflación estaba en el 1,4% y gasto en personal en el 1,7%, con lo que estamos en un nuevo inflacionario”, explica Alicia García, directora de desarrollo de negocio de M&G. (Ver: Entrevista sobre M&G Optimal Income) El hecho de que las medidas de los bancos centrales tarden en trasladarse a la economía, quiere decir que por lo menos tendremos dos años de política muy laxa por parte de la FED.

Desde el punto de vista de mercados, ¿no están enganchados a la liquidez de los bancos centrales? Comín reconoce que sí pero ahora las medidas cada vez tienen un efecto menos duradero porque “son los gobiernos los que no hacen los deberes”.  Sin embargo, no hay que perder de vista cómo se absorberá la cantidad de liquidez que se ha inyectado en el sistema, que es la mitad del mayor índice bursátil del mundo, el MSCI World. “Eso habrá que reabsorberlo, es verdad que ha llegado con retraso a la economía real pero en el mundo sigue existiendo un exceso de liquidez y llegará un momento donde habrá que quitarlo con lo que esto no termina aquí”, reconoce Inés del Molino, directora de cuentas de Schroders. (Ver: Entrevista sobre el Schroders ISF European Opportunities)
 
“El BCE puede poner parches pero no puede tomar todas estas medidas que tendrían que tener cabida en la agenda de los políticos”
 
En Europa se sigue poniendo más “carne en el asador” ¿Le queda algo al BCE para poder sorprender al mercado? Teniendo en cuenta que estamos hablando de políticas no convencionales, quedar, queda. Cristina Martínez, responsable de fondos de Selfbank recuerda que ya en 2002 “Bernanke habló del helicóptero para lanzar billetes, con lo que dentro de este tipo de medidas, le queda pero el efecto que pueda llegar a tener es otra cosa”.   Alicia García reconoce que los bancos centrales han bajado tipos y los spreads de crédito han aumentado “lo que nos da una idea de cuál es el tipo al que se están financiando las empresa y estamos muy lejos de políticas tipo cero”. Pero se ha puesto toda la presión sobre el BCE cuando Draghi no hace más que aludir a la falta de competitividad, problemas estructurales en Europa, sistemas de quiebras tan complicados, burocracia….”El BCE puede poner parches pero no puede tomar todas estas medidas que tendrían que tener cabida en la agenda de los políticos”, reconoce la experta de M&G.

El siguiente paso parece que será la guerra de divisas. La experta de Fidelity reconoce que el tema está en ver si todas estas políticas son necesarias. La realidad es que hay mejoras económicas, nos queda margen y creemos “que por ese lado no habrá malas noticias”.

¿Ha acabado lo peor cuando hablamos de China? El movimiento que provocó la devaluación de la divisa china la interpretamos como una maduración de la región, reconoce la experta de Schroders. En esa evolución, China intenta jugar en la liga de los desarrollados y coger un poco del crecimiento a nivel mundial. “Todos los países intentarán ganar cuota de mercado bajando su divisa con lo que China crecerá en torno al 6% pero creemos que seguirán moviendo su divisa a la baja”.  Creemos que la reacción que se está teniendo con China es exagerada. No hay ningún país que haya pasado a ser de servicios que crezca por encima del 4%, ha habido una sobrerreacción del mercado favorecido por el préstamo del gobierno a los ahorradores para invertir en bolsa.

¿Y el resto de emergentes? Martina Álvarez, de Fidelity reconoce que hay que diferenciar entre reformistas- China, India y México – y los no reformistas, como Brasil y aquellos que piensan que de las materias primas pueden seguir haciendo su balance.  Pero también habría que distinguir entre importadores y exportadores de petróleo, con lo que cada vez más hay que ser selectivos. E incluso a nivel de empresas, hay que serlo.
 
“En emergentes hay más recorrido en el largo plazo que en economías desarrolladas”
 
¿Seguís pensando que es el año de la renta variable?  La experta de Schroders reconoce haber revisado a la baja las perspectivas de crecimiento en todas las regiones excepto para Europa y la única región que ha subido es España para 2016. “Ahora mismo pensando en un gestor que pudiera meter cualquier activo en cartera, preferimos tener mucho peso en RV Europa y RV Americana, los emergentes por primera vez en dos años los tenemos “neutrales” y donde estamos incidiendo algo más es en EEUU porque la bolsa americana es más defensiva”.  No hay que olvidarse de la renta fija pues si nos gustan las compañías, nos gusta la deuda que emiten. Y de un activo que protege contra la inflación, que es el oro y que está muy descorrelacionado.

La experta de Selfbank reconoce que estamos comprando compañías y no compramos PIBs y el ejemplo es muy claro “España cerró 2015 con un crecimiento de la economía superior al 3% y su índice está en un -7,1% y si tomamos como ejemplo Brasil, cerró 2015 concrecimientos negativos debajo del 6% y su índice está en un +18% con lo que volvemos de nuevo a reiterar que hay que ser selectivos”.

Ahora se premiará mucho más al gestor con mayor talento y es importante buscar el famoso alfa del que todo el mundo habla. “El efecto precios sin más te dice cosas pero no te lo dice todo. Santander a 6 euros era un chollo, a 5 euros era un chollo y a 4 euros increíble. Ahora está en 3,20 euros. Es difícil predecir si algo está barato del todo pero si una compañía gana dinero lo más normal es que suban”, explica Comín. De ahí que la recomendación sea la de invertir en fondos con betas bajas, pues no creemos que sea el momento de estar fuertemente expuesto al mercado. (Ver: Entrevista sobre Vontobel Bond Global Aggregate)

¿En qué tipo de renta fija? Draghi nos está obligando a movernos algo de escalón pues para conseguir rentabilidad hay que aumentar nuestro presupuesto de riesgo, “lo que significa asumir más riesgo aun sabiendo que no obtendremos las mismas rentabilidades que teníamos antes. Tenemos ahora sobre la mesa emisiones de compañías como ángeles caídos, compañías que han pasado de estar en Investment Grade a estar en High Yield, que tienen balances muy sólidos y que ofrecen rentabilidades muy interesantes”, explica la experta de Selfbank.



El problema que vemos es que nos ha distorsionado mucho la percepción los buenos años que hemos vivido en renta fija que venían porque se habían ampliado mucho los spreads debido a una “supercrisis”, donde se llegó a ganar 9-10% por invertir en renta fija, algo que no se va a volver a dar.  Habrá una rentabilidad menor pero también creemos que habrá una inflación menor. Nos gusta más BB y BBB que es donde hemos visto diferenciales de hasta 200 puntos básicos y además hemos visto situaciones anormales pues los CDS descontaban un nivel de impago del 10%. La media en los últimos diez años en ese rango de inversión es del 1% con lo que en esta sobre-reacción podemos conseguir rentabilidades interesantes.


En la segunda mesa, moderada por la experta de Selfbank, los expertos hablaron sobre las alternativas que existen en el mercado: fondos mixtos, de reparto e incluso dentro de la renta fija dónde pueden estar las recomendaciones cuando se habla de fondos de inversión. 

Partiendo de los mixtos, la experta de M&G reconoce que es un producto que ha llegado para quedarse y en una cartera del inversor lo ideal sería contar con 4-5 fondos de este tipo que estén descorrelacionados pues “los fondos mixtos serán refugio de muchos inversores huérfanos. Eso sí, a mí me gustan los fondos mixtos dinámicos pues al final en determinados momentos de mercado aumentan las correlaciones y es importantes que el gestor tenga flexibilidad para moverse de un activo a otro”. Por otra parte, Inés del Molino reconoce que el bono convertible actúa como una especie de fondo mixto porque “es un bono con una opción dentro que se activará si la renta variable se dispara, con lo que se convertirá en acción, teniendo el comportamiento más similar a la renta variable”.
 
”La liquidez es otro tipo de activo y en determinados momentos un gestor tiene que incrementar su exposición a liquidez”

Si en Europa, los fondos han sido de las categorías más vendidas, en España ha sido la más vendida en los últimos tres años y “personalmente me alegro porque hay gente que no tiene la capacidad monetaria o de disponibilidad para invertir en tantos fondos, aunque también es necesario distinguir entre las gestoras que utilizan la flexibilidad en exceso, con lo que es importante saber que dentro de los mixtos puede haber cierto sesgo agresivo o más conservador”, reconoce la experta de Fidelity.
Ahora mismo ser dinámico y se flexible en un entorno de tipos bajos es clave.  En productos mixtos, si tu mandato es no perder dinero no nos parece que sea un error incrementar las posiciones en liquidez. Y es que al final la liquidez es otro tipo de activo y en determinados momentos un gestor tiene que incrementar su exposición a liquidez. 

¿Por qué es el momento de dar un paso más en la escala de riesgo cuando hablamos de encontrar valor en la renta fija? ¿A través de qué fondos?  La experta de Fidelity reconoce que en la gestora priman el high yield europeo frente al americano pues las empresas son de mejor calidad, la fase de ciclo tienen menos apalancamiento – y en consecuencia menos probabilidad de default – y además menos exposición al sector energético, que con el petróleo donde está es probable una mayor probabilidad de impago. Por su parte, Comin reconoce que si quiero más rentabilidad ahora mismo el high yield tiene unos spreads por encima del 7% sin que se haya disparado en exceso el default aunque cualquier tipo de turbulencia le afectará más que a la renta fija corporativa.

Han participado: