Renta fija y renta variable. Dos activos que presentaran oportunidades en el segundo semestre. Eso sí, hay que saber buscar. Manuel Arroyo, director de estrategia de JP Morgan AM en España y Portugal advierte de que no sólo en emergentes estará el crecimiento.

Segundo rescate a Grecia y créditos preventivos en los acuerdos del Eurogrupo. Una reunión que tiene una valoración “muy positiva” para Manuel Arroyo., director de estrategia de JP Morgan AM en España y Portugal pues “es la primera vez que han sorprendido al mercado por la magnitud de las medidas y parece una solución no definitiva pero mejor preparada de lo que se esperaba”. Para España, “el hecho de poder acudir a esa financiación sin tener la obligación de pasar por una solicitud oficial de rescate es también muy positivo”.

Respecto a las perspectivas del segundo semestre, Arroyo asegura que en la parte de renta fija habrá que matizar porque “hay mercados como alemán que se han beneficiado de ser un activo refugio y lo han hecho bien pero hay otros, como la periferia, que no”. Son mercados que se mantendrán estables y “si vemos más avances en el plan de rescate, los diferenciales se cerrarán algo”. En términos de renta variable, sí espera que los mercados se recuperen hasta final de año “sufriremos volatilidad pero el balance del año debería ser positivo con rentabilidades por encima de las de la renta fija”.

En Estados Unidos esperamos que lo haga bien. En los últimos dos meses hemos visto caídas en el precio de las viviendas y el nivel de contrataciones está siendo menor por lo que es pronto y hay que esperar a ver si se confirma la tendencia "pero apostamos porque esto es un bache, no creemos que vayamos a entrar en una recesión ni nada parecido, sino que es un respiro antes de iniciar una fase de expansión económica".

Los mercados emergentes- y las economías- están en muy buena forma tanto a nivel de crecimiento como de déficit. El problema que tienen es tener una divisa demasiado cara, inflación o cómo controlar un ciclo de crecimiento que lleva en expansión muchos años. Los mercados a principios de año ya tenían rentabilidades positivas y ahora siguen siendo  bastantes atractivos. Si eso va acompañado de datos macro muy positivos, serán buenas inversiones. Brasil, Turquía, China…hay bastantes oportunidades en los mercados emergentes.

Desde JP Morgan AM admiten que "llevamos apostando por activos de riesgo más de dos años y lo seguimos haciendo, no sólo por países emergentes sino en Estados Unidos". En este país porque la divisa está barata, las grandes compañías se beneficiarán de exportaciones a países emergentes y se están adoptando medidas para generar crecimiento. "Es un mercado que nos gusta". Alemania también destaca como uno de los países con menos deuda, menos déficit, crece no sólo vía exportaciones sino también por la demanda interna y además es un mercado con muchas compañías que venden mucho en emergentes “lo que es una forma de jugar la exposición a emergentes”.

Dentro de la renta fija, apostamos por deuda corporativa de menor rating. El problema de las mayor calidad es que han corrido mucho y los diferenciales están cerca de mínimos históricos mienras que el High yield tiene una Tir del 5-6% y hay que tener en cuenta que las compañías tienen poca deuda, mucha liquidez, están siendo conservadoras con las inversiones y además tienen los mercados de capitales abiertos. Deuda corporativa es la apuesta más clara pero también bonos convertibles, una forma de jugar renta variable pero con menos volatilidad. Y en la parte de renta fija quizás algo de deuda emergente.

En fondos de inversión la recomendación se centra en fondos de renta variable en Estados Unidos con una estrategia de alto tracking error – que se desvíe del índice- y fondos europeos de alta rentabilidad por dividendo, que presentan más estabilidad y menos volatilidad. Estrategias de renta fija flexibles que han conseguido dar buenos números y por último, fondos que son algo distintos porque tienen como objetivo pagar un cupón y que se gestionan de forma que buscan a nivel global los activos que buscan una rentabilidad mayor. El JPM Global Ingam paga cerca del 4% cada trimestre.