Han sido tiempos volátiles para el precio del petróleo, aunque, tras tocar mínimos en febrero, la tendencia parece estar revertiéndose. Creemos que la próxima etapa en el crudo será importante,  y vendrá impulsada por el lado de la oferta, donde vemos evidencias claras de que la producción global (liderada por Estados Unidos) se está reduciendo. 
  Tras la subida del precio del crudo, esperamos un efecto en cascada en todo el sector de las commodities, aunque se producirá más tarde y a un ritmo menor. Desde nuestro punto de vista, los principales motores para un repunte en el precio del petróleo provienen de los inminentes desafíos  a los que se enfrentan las regiones productoras.
 
En primer lugar, en Estados Unidos la producción de petróleo de pizarra se está reduciendo debido a una menor actividad de perforación. No esperamos que la producción aumente de forma rápida si los precios alcanzan los 45-50 dólares, si no que se estabilice en un nivel más bajo. A largo plazo, se necesita que aumente la producción de este tipo de petróleo para compensar la reducción en la producción de países NO-OPEP excluyendo Estados Unidos.  Por ejemplo, se necesitan precios por encima de los 50 dólares para que justificar  la actividad de perforación.
 
En cuanto a los países no pertenecientes a la OPEP excluyendo Estados Unidos, las reducciones en los gastos de capital están mermando la producción de dos formas diferentes. Por un lardo se ha reducido la inversión en nuevas actividades de producción y además se ha limitado el mantenimiento  de las explotaciones existentes.
 
Por último, en cuanto a los países de la OPEP, existe la posibilidad de que se llegue a un acuerdo con Irán para congelar la producción en el momento en el este alcance los niveles de producción previos a la sanción, si no antes. Esto significaría un paso importante para recuperar las cuotas de producción. Además, es probable que continúe el descontento social y las interrupciones de producción  no planificadas en países miembros de la OPEP como Libia o Nigeria.
 
En nuestra opinión los contratos de futuros para el crudo Brent y WTI (barril de Texas por sus siglas en inglés) para diciembre de este año están cotizando a niveles atractivos y no están descontando el potencial de subida, teniendo en cuenta los argumentos fundamentales comentados anteriormente. Todo apunta a que la volatilidad del crudo seguirá siendo elevada por lo que nuestra estrategia pasa por seguir construyendo una posición gradual a medida que vemos una confirmación de nuestro escenario.
 
La forma en la que funciona el mercado de materias primas es que el crudo y sus derivados, como por ejemplo los productos de petróleo, constituyen un componente importante del índice Bloomberg Commodity, que es el más importante de los índices generales de materias primas.  Dado que esperamos unos precios del petróleo más altos, si nuestras expectativas se materializan, esto tendría un impacto más amplio en todo el espectro de materias primas.
 
 
Jon Andersson, gestor de materias primas en Vontobel AM