Hoy tenemos a Ramón Bermejo Climent, economista de la Universidad Complutense de Madrid y profesor de finanzas en ICADE.

¿Cuáles son su perspectivas de largo plazo para el S&P500 desde un punto de vista técnico?

Vamos ver la serie mensual desde 1927 hasta el momento actual y vemos un patrón y en base este vamos a intentar extrapolar una conclusión. Ese patrón es alternancia, tendencia, lateralidad, tendencia. Tras la caída del crash del 29 hay un lateral, luego un ciclo alcista de 24 años para entrar en un período lateral  y desde comienzos de los años 70 hay un ciclo alcista hasta 1998.  En base a la repetición de este patrón podríamos pensar que existe el riesgo de que la tendencia alcista pueda persistir hasta diciembre de 2032. Esto no significa que el mercado tendrá un movimiento lineal, vemos incluso períodos laterales-bajistas de 2-2,5 años de duración pero nada que ver con caídas como las que vimos con la crisis del petróleo, las puntocom o la crisis financiera de 2008-2009.

Con lo cual podemos continuar en tendencia alcista. Adicionalmente incluso de que ahora estemos en fase de expansión dentro del ciclo económico, podemos tener períodos como los hemos tenido entre el año 1974-1998 donde hay periodos recesivos.

En estos períodos tendenciales podemos encontrarnos períodos donde incluso habrá recesiones suaves y a pesar de todo esa tendencia alcista puede continuar persistiendo. Con lo que es factible que nos encontremos períodos recesivos a 2032 pero no es óbice para que la tendencia pueda persistir hasta entonces.

Atendiendo más a corto plazo de la renta variable americana, ¿es posible encontrar  desde el punto de vista macro algún síntoma bajista para el meracdo si observamos los datos de empleo?

Si observamos los datos empleo, que son a los que más rápido reacciona la renta variable, el 69% del PIB americano es consumo privado por tanto la economía será muy sensible a los datos de empleo porque si los agentes económicos pierden su empleo, erosiona el poder adquisitivo y el consumo privado se verá resentido y, por tanto, los resultados de las empresas.

A partir de este hecho podemos establecer un nexo causal evidente entre los datos de empleo y el comportamiento de la renta variable. En el gráfico se aprecia que desde enero de 2008 se empieza a destruir empleo de forma más fuerte y tiene su consecuente reflejo en la renta variable. Hasta que este indicador no vuelve a lecturas positivas, la renta variable no se  recupera. En el verano de 2007 ya el sector privado mostraba lecturas por debajo del eje 0, una lectura que observa también el dato total (sector privado+gobierno) algo que ahora no se observa.

Hay otro indicador en relación con el mercado  laboral – índice de condiciones del mercado laboral, elaborado por la FED – que es una cesta de 19 indicadores relacionados con el mercado laboral y ahora no hay ninguna lectura negativa. Un indicador que funcionó muy bien en los anteriores cambios de ciclo.

Por otro lado, hay una estrecha correlación negativa entre el S&P500  y las peticiones semanales de subsidio por desempleo. Cuando incrementa el volumen de agentes económicos que solicitan más peticiones de desempleo, se alimenta la caída del mercado. Este indicador no muestra síntomas que nos haga pensar en un cambio de dirección. Las peticiones acumuladas de desempleo también muestran la correlación inversa entre S&P500.

Para el tipo de cambio euro-dólar, ¿cuáles son sus previsiones?

En el mes de julio advertíamos riesgos de vulneración de importantes niveles de resistencia, aquí advertíamos una figura de doble mínimo que tiene un objetivo mínimo teórico de 1.2974 y advertíamos del riesgo de ruptura de 1,1616 y del nivel crítico 1,1714 y recordábamos que si se producía la ruptura de este último nivel en dos cierres consecutivos había riesgo elevado de que en próximos meses continuásemos subiendo hacia ese objetivo teórico como mínimo.

Adicionalmente tenemos el QE y valoramos la idea de que a partir del mes de septiembre se produzca una reducción del QE por parte del BCE. Desde un punto de vista técnico, estos comoprtamientos cíclicos en serie mensual avala mediante estos ciclos de 15 años cómo ahora mismo esa periodicidad indica que podríamos estar en un suelo de mercado y por tanto, vemos factible la posibilidad de que este escenario resulte plenamente validado.

Para el precio del petróleo, ¿qué perspectivas tiene para los próximos meses?

Vamos a utilizar Ligh Sweet Crude, que es un futuro del NYMEX, es un producto muy líquido y en base a un reconocimiento de patrones vemos tres figuras de H-C-H invertido una de grado superior y dos de grado inferior en la zona de la cabeza.  Esto ha sido objeto de estudio por parte de la FED y ya comentamos que el poder detectar este patrón podría generar resultados estadísticamente y económicamente significativo para los operadores que tuvieran la capacidad de reconocer este patrón.

El objetivo teórico mínimo para el petróleo es la vulneración del nivel de 55 dólares y alcancemos niveles del entorno de 87 dólares.